«

»

Mar 30 2014

Nuestro tejido graso almacena buena parte de los tóxicos que nos rodean

Hoy me voy a ocupar de sustancias tóxicas en general. Bueno, en realidad yo no, más bien el Dr. Nicolás Olea, catedrático de medicina de la Universidad de Granada. Lleva veinte años investigando algunos tóxicos que están presentes en nuestro entorno, y son muy frecuentes sus conferencias intentando transmitir la idea de que estamos rodeados de peligrosas sustancias tóxicas que pasan a nuestro organismo y que, además, se transmiten de madres a hijos.

Hace algunas semanas recomendé ver un capítulo del programa El Escarabajo Verde de La 2 en el que se hablaba del Bisfenol A y cuyo protagonista principal era el Dr. Olea y su equipo. En esta entrada de hoy voy a recomendar un vídeo más largo pero que, os aseguro, merece la pena verlo al completo. Se trata de la charla que ofreció en una asamblea de la organización Ecologistas en Acción a finales de septiembre de 2013 acerca de salud ambiental.

Entre otros datos importantes, el Dr. Olea recuerda al comienzo del vídeo que la incidencia de cáncer crece anualmente un 2,3% en la mujer y un 1,7% en el hombre, así año tras año, lo cual es una cifra muy preocupante. Tanto es así que se calcula que antes de los 72 años, uno de cada dos varones habrá tenido al menos un cáncer. En el caso de la mujer será una de cada tres. En el vídeo también desmiente con cifras el argumento de que este incremento se debe al aumento de la esperanza de vida y a la mejora del diagnóstico. Algo totalmente incierto.

Dr. Nicolás Olea / Imagen: Universidad de Granada

También deja claro que toda la porquería que nos llega por el ambiente, la alimentación y demás se va acumulando a lo largo de los años en nuestro tejido adiposo. Se han detectado estas sustancias tóxicas incluso en la placenta, lo que implica que los niños ya vienen al mundo con tóxicos en su organismo. Así, productos que pueden no haber llegado a afectar a la madre, se manifiestan negativamente en los hijos. Para colmo, resulta que las mujeres que retrasan su maternidad tienen más probabilidades de padecer cáncer de mama debido a esa acumulación de tóxicos en el tejido adiposo de las glándulas mamarias. Cuando tienen hijos, ese riesgo se reduce porque esa porquería pasa al hijo a través de la lactancia.

Son reveladores los análisis de orina de la población en busca de tóxicos. En Francia, controlando la alimentación de un grupo de menores, analizaron sus muestras de orina y encontraron 128 residuos químicos de 81 sustancias diferentes, de las cuales 42 son carcinógenos posibles o probables, 5 carcinógenos ciertos y 37 son disruptores endocrinos.

Tal y como ya comenté en la entrada del Bisfenol A, la cuestión está en que todos estos residuos se encuentran dentro de los límites de la legalidad porque se supone que no son peligrosos en esos niveles. Aunque nos lo creamos, que yo tengo mis dudas, resulta que esos límites están medidos y establecidos para compuestos individuales. Es decir, que la cantidad de Bisfenol A (por ejemplo) está dentro de los niveles permitidos, pero sí que se sale de los límites cuando se suma la cantidad de disruptores endocrinos, pesticidas, polibromados, Ftalatos, PFOA… Sin embargo, los organismos reguladores no quieren que se estudie ni se legisle sobre la acción combinada de todos ellos (igual ocurre con los aditivos).

En fin, no quiero extenderme más. Solo apuntar que el Dr. Olea también habla de los plásticos, de los Ftalatos, del recubrimiento perjudicial de las sartenes de teflón, de los parabenes, de las cremas protectoras de la luz solar y muchas otras cosas muy interesantes y que ponen los pelos de punta.

Si no encontráis el momento de verlo de una vez, hacedlo en varias sesiones, pero tenéis que verlo entero. Vuestra salud os lo agradecerá.

4 comentarios

1 ping

Ir al formulario de comentarios

  1. Anonymous

    Gracias por colgar el video, es tremendo. Con mucho humor, pero a mi ma´s bien me han quedado ganas de llorar.

    1. Moisés Chacón

      Gracias por tu comentario.
      Me pareció interesante darle difusión a este vídeo porque se ponen de manifiesto cuestiones muy importantes para nuestra salud y que la mayoría de la población desconoce.
      Pero piensa en el lado positivo. Gracias a esta información puedes poner en práctica algunos hábitos para intentar reducir tu contacto con los tóxicos. Por ejemplo, beber agua del grifo en vez de embotellada (si es posible); o si te gusta tener a mano una botella con agua para beber frecuentemente, compra una de vidrio en vez de rellenar las de plástico. También, cuando sea posible y el precio no se dispare, compra productos envasados en recipientes de vidrio en vez de en latas o plástico: tomate frito, cerveza, mayonesa, espárragos…
      ¡Saludos!

  2. Ana Rodríguez

    Es estupendo que hayas colgado este vídeo, Moisés.

    Desde que descubrí al Dr. Olea casualmente ,mientras buscaba información contrastada sobre los ingredientes tóxicos en los cosméticos, mi vida ha cambiado. He retirado todos los productos que utilizaba de limpieza (créeeme, eran muchos, porque me gusta la limpieza en casa) y los he sustituido por una limpieza tradicional de, digamos, antaño. Resultado: la casa está limpia, no huele mal, y no trabajo de más. Igualmente hice en un segundo bloque, con los cosméticos de higiene personal (gel de ducha, gel de manos, champúes, acondicionadores, cremas…) y desde entonces, tras sustituirlos por productos naturales, no me ha vuelto a picar la piel. Ahora me queda, como digo yo, lo más gordo (y costoso): todo el tema de maquillaje. Me encantan los buenos perfumes, y resulta que son una altísima exposición a químicos. Me encantaba tener un frasco de spray ambientador en cada baño; ya los he quitado. Ahora tengo unos sprays caseros con aceites esenciales. También era aficionada a quemar incienso y velas. Desde que me he enterado que la mayoría de los inciensos contienen benceno y que las velas tienen, aparte de la parafina, plomo en la mecha, los he retirado a la espera de comprarlos en tiendas con certificado de no tóxicos. He tirado todo el plástico de uso en la cocina. Y la sartén de teflón; los grandes chefs cocinan en sartenes de acero inoxidable.

    Yo he cambiado todos estos hábitos después de escuchar por primera vez al Dr. Nicolás Olea el año pasado. Mi marido solía toser bastante a menudo en casa (no fumamos) y quise comprobar si quizás todos los productos que utilizaba de limpieza podían afectarle. Ha pasado un año y ya no tose. Refrendo la consideración de que cuantos más tóxicos nos quitemos de nuestra vida, mejor. Pero me pregunto ¿será suficiente con todos los tóxico que nos rodean?

    Yo tengo ya cierta experiencia en este tipo de experimentos, porque no puedo comer lo que la mayoría de la gente come y bebe. Me hicieron pruebas médicas y me dijeron que no tenía ningún problema dentro del intestino. De esto hace ya bastantes años y yo misma he ido cambiando mis hábitos alimenticios y de forma de cocinar. Y ahí es donde, Moisés, entras tú. La conclusión a la que he llegado es que tengo una especie de detector de aditivos. Lo que tú haces, evitando aditivos no sentándote mal las cosas que comes, es loable. Yo tuve que dejar todas esas cosas por obligación.

    Pienso que el Dr. Olea es un científico brillante, y un excelente comunicador. Pero creo que, y lamento ser tan pesimista, a pesar de las evidencias de los resultados de su larga investigación, las autoridades sanitarias no quieren escuchar a una voz que quiere prevenir, porque no nos engañemos: el resultado de todo esto no tiene cura. Desde las altas esferas de la política en general necesitan datos. Lamentablemente sólo se toman medidas preventivas cuando se tienen datos de que el caballo se ha desbocado y tienen miedo de que se genere alarma social. Y eso, creo, todavía no va a ser. Supondría trastocar completamente el modus operandi del comercio mundial.

    Permíteme por último, Moisés, que incluya el link de la última conferencia disponible del Dr. Olea del 22 de enero de 2014 en el Hospital General Universitario de Albacete, que corrígeme si me equivoco, no la tienes puesta en ningún lado de tu blog (y si es así, te pido disculpas por adelantado), por si lo quieres añadir:

    http://www.chospab.es/sesiones_clinicas/2014/sc_tixixos_cotidianos.php

    Este vídeo me gusta especialmente porque junto a la imagen de Nicolás Olea aparece todos los contenidos que va exponiendo.

    Mucho ánimo con tu blog. Espero que poco a poco se vayan uniendo más lectores.

    Recibe un cordial saludo.

    1. Moisés Chacón

      Muchas gracias a ti, Ana, por tomarte la molestia de compartir toda esta información tan valiosa sobre tu cambio de hábitos y sobre el último vídeo del Dr. Olea.

      Yo también soy pesimista, la verdad, ya que son muchos millones de euros los que están en juego y muchos los lobbys que están presionando continuamente a los gobiernos para que no adopten medidas que puedan dañar sus cuentas de resultados. Por eso, tal y como tú apuntas, voces como las de este médico no son escuchadas y no se tomarán medidas hasta que, como en el caso del amianto, sea demasiado tarde.
      Ánimo con tu cruzada contra los tóxicos. Seguramente no lograrás erradicarlos completamente de tu entorno, pero sí lo suficiente como para que siga mejorando vuestra calidad de vida (tal y como ya has podido comprobar).

      Un gran saludo para ti.

  1. El plástico en nuestra orina » No + Aditivos

    […] combinada con otros tóxicos. Y, de otro lado, ya he comentado en este blog con anterioridad, que nuestra grasa corporal es un almacén de sustancias tóxicas, por lo que no solo hay que preocuparse de nuestra exposición al bisfenol cada día, sino la suma […]

Los comentarios han sido desactivados.