No+Aditivos

Queso en porciones (quesitos): cuanto menos, mejor

Esta semana toca analizar el queso en porciones, es decir: los quesitos. Para ello he estudiado los ingredientes de una docena de productos de diferentes marcas, encontrando algunos con solo dos aditivos, frente a otros que suman hasta un total de ocho. Para facilitar el análisis, he vuelto a recurrir a una tabla con los colores del semáforo. Este ha sido el resultado:

Tabla de aditivos de varias marcas de queso en porciones

Muchos de estos aditivos ya han sido comentados en entradas anteriores, como en las dedicadas al queso rallado. Del único que aún no he hablado en este blog es el E-1400 (dextrina), un agente espesante que no presenta problema alguno.

Me llama la atención que, una vez más, aparezcan los carragenanos (E-407) precisamente en uno de los productos dirigidos especialmente a los niños, concretamente Triolini de Carrefour Kids. No hace falta que recuerde mi aversión por este aditivo que procede de unas algas un tanto asquerosas, aunque sí quiero repetir que la Organización Mundial de la Salud desaconseja la utilización de carragenanos en alimentos infantiles.

Lo que está claro es que los quesitos están plagados de fosfatos (E-450 y E-452), un aditivo que es conveniente evitar cuando sea posible ya que está presente en infinidad de productos, y precisamente “altas concentraciones de fosfatos pueden alterar diversos procesos metabólicos“.

Queso fundido Valblanc (ALDI)

Así que, partiendo de la premisa de que si queremos tomar quesitos, los fosfatos son inevitables, el siguiente paso es elegir aquella marca que solo incorpore los aditivos imprescindibles. En este caso es Valblanc, que únicamente utiliza dos. Valblanc es una marca blanca que vende ALDI y parece ser que elabora Hochland.¡Ojo! Como se puede observar en la tabla, la variedad light de esta y otras marcas, presuntamente más saludables porque tienen menos grasa, sin embargo incorporan un mayor número de aditivos.

Aunque mi recomendación es la de siempre: en estos productos que irremediablemente llevan aditivos poco aconsejables, lo mejor es reducir su consumo, especialmente en el caso de los niños ya que pesan menos, por lo que es más fácil que superen la ingesta diaria admisible (IDA) que establece la normativa.

Salir de la versión móvil