No+Aditivos

Cereales de desayuno en copos: bien en aditivos

Imagen de “theimpulsivebuy”

Esta entrada es la primera de varias (no consecutivas) que dedicaré a los cereales de desayuno. Como son tantas las variedades, tendré que ir poco a poco. Voy a comenzar con los más clásicos: en forma de copos. Aunque los más habituales son de maíz, también abundan los de trigo y arroz; algunas marcas añaden también algo de cebada.

En líneas generales es un producto que está bien desde el punto de vista de los aditivos. También son recomendables por su proporción de fibra y vitaminas. Lo malo es la gran cantidad de azúcar y/o sal que les añaden.

Como se puede ver en la tabla, los doce primeros productos no tienen aditivos alguno, y en los diez siguientes aparecen uno o dos, pero completamente inocuos. Es decir, hay mucho donde elegir sin preocupación alguna. La parte negativa está en la presencia de azúcares y sal, lo que contrarresta sus otros beneficios. En general, los copos de maíz (corn flakes) son los que menos azúcar añaden (excepto en aquellos que están dirigidos a los niños como Carrefour Kids o Frosties). Pero parece que intentan compensar el sabor con una cantidad superior de sal. Sin embargo, los de trigo y arroz se pasan con el azúcar y moderan algo más la cantidad de sal (aunque algunos abusan de ambos ingredientes).

Tabla comparativa de aditivos en los cereales en copos

Con respecto a los seis últimos de la tabla, recuerda que los aditivos en color amarillo no son preocupantes si no abusas de su consumo. En este caso, el E-414 es goma arábiga y el E-965 es el edulcorante maltitol. También he añadido una columna “extra” para avisar de la presencia de otras sustancias como el aceite de palma o los sulfitos. En el primer caso porque esa marca es la única que añade aceites y, encima, uno muy poco saludable como es el de palma. En el segundo caso porque los sulfitos, además de que también se pueden añadir como aditivo, en este caso están presentes por otros motivos, pero son igual de peligrosos para quienes padecen una especial sensibilidad a estos compuestos.

Por último, en rojo también aparece el E-310galato de propilo, un antioxidante que puede provocar reacciones alérgicas (especialmente en los asmáticos y personas con intolerancia al ácido acetilsalicílico). Además, no está recomendado para niños ni bebés debido al riesgo de methemoglobinemia. Por último, puede presentar residuos de sustancias organocloradas. ¿Qué necesidad tiene Mercadona (o el Grupo Siro) de añadir un aditivo potencialmente peligroso como éste? Este es el único producto que lo usa, lo cual demuestra que su utilización es absolutamente prescindible.

En definitiva, no están mal los cereales en copos para desayunar, siempre y cuando elijas una marca sin muchos azúcares y con poca sal. Un buen equilibrio entre ambas tienen, por ejemplo, los corn flakes de Crownfield, en maíz, o el Special K classic de Kellogg’s y el Stylesse de Carrefour, en la variedad de trigo y arroz.

Salir de la versión móvil