No+Aditivos

Néctar: mucha agua, azúcar y edulcorantes

Ejemplo de néctar con un exiguo 25% de fruta

Aquí está la segunda de las tres entradas dedicadas a los zumos y sucedáneos. Ahora toca hablar de los néctares. Según la legislación vigente, se trata de un producto susceptible de fermentación, pero no fermentado, que se obtiene “aguando” los zumos. Es decir, añadiendo agua a los zumos de frutas, a los zumos de frutas a partir de concentrado, al puré de frutas, y/o al puré de frutas concentrado. También se puede añadir azúcar, miel o edulcorantes.

Dicho en plata: el néctar es un “zumo” de segunda categoría. Dependiendo de la fruta de la que se trate, la legislación permite la adición de más o menos agua. Así, mientras que el zumo de naranja, manzana, pera, melocotón o piña se puede mezclar con hasta el 50% de agua para conseguir el néctar, en el caso de otras especies, como el limón, mango o guayaba, el mínimo de fruta es de un exiguo 25%, es decir, que podemos encontrar un néctar de mango en el que el 75% sea agua.

Tabla comparativa de aditivos en los néctares

En el caso concreto de los 42 productos que he recogido en esta tabla, todos los que contienen menos del 50% de fruta los he marcado en color azul para dejar claro que quien los compra está bebiendo más agua que zumo (con el visto bueno de la legislación).

También he señalado (en color naranja) los que tienen azúcares añadidos, dándose algunos casos absurdos de marcas que añaden azúcares y, además, edulcorantes. Como regla general, cuanta menos azúcar consumas, mejor, pero no creas que sustituirla por edulcorantes artificiales te libra de padecer obesidad o diabetes porque, según los últimos estudios, no es así.

Para colmo, la mayoría de los edulcorantes utilizados son sospechosos de producir otro tipo de efectos para la salud. En concreto:

Cabe mencionar otro edulcorante del que nunca antes había hablado, el E-959, Neohesperidina DC, que se obtiene por la síntesis de una sustancia presente en las naranjas amargas. Aunque alguna fuente aislada apunta posibles efectos adversos, yo no he encontrado ninguna investigación que lo corrobore. Por lo tanto, de momento, este aditivo lo voy a colorear de verde.

Un último apunte: solo un néctar de la tabla apuesta por el uso de los glucósidos de esteviol (stevia), E-960: el de frutas rojas de Río D’Oro. Si buscas algún néctar edulcorado, este es el más recomendable.

Mi recomendación es que tomes zumo (mejor hecho por ti) en vez de néctar ya que contiene poca fruta y, en la mayoría de los casos, azúcares o edulcorantes añadidos.

Salir de la versión móvil