No+Aditivos

Buenas opciones en leche vegetal, pero con precios altos

Hace algunas semanas, Rosa María proponía dedicar una entrada a las leches vegetales (soja, avena, almendras…). Dicho y hecho. En esta ocasión me ocupo de este tipo de bebida cada vez más popular que, sin embargo, se resiste a bajar su precio. Y eso, a pesar de que básicamente es agua y una pequeña cantidad de materia prima vegetal. Por ejemplo, es muy difícil encontrar una bebida de avena por menos de 1,40 euros, lo que me parece casi una tomadura de pelo.

De otro lado, también quiero agradecer a Jaume su colaboración con el envío de las fotos de algunos productos para poder incluirlos en la tabla. Pues bien, este es el resultado:

Tabla comparativa de aditivos en la “leche” vegetal

Los 12 primeros productos están libres de aditivos, y los 3 siguientes se pueden tomar también sin preocupaciones. A partir de ahí, el resto incorpora carragenanos (E-407), fosfatos de calcio (E-341), fosfatos de potasio (E-340), difosfatos (E-450), trifosfatos (E-451), carboximetilcelulosa (E-466), acesulfamo K (E-950) o sucralosa (E-955). En ocasiones anteriores ya he comentado los motivos por los que los considero desaconsejables, así que ahora no me voy a repetir. Quien quiera saber más, solo tiene que pinchar en el aditivo correspondiente.

Batido de leche de soja con manzana. Imagen de Lablascovegmenu

Los que están en amarillo, se pueden consumir siempre y cuando no abusemos de ellos. Con un consumo normal, no hay problema.

Con respecto a otros aspectos que revela la tabla, me llama la atención el bajo porcentaje de “materia prima” vegetal que contienen estas bebidas. Un 17% la que más, que parece una cantidad razonable, pero es que hay muchas con un 2%, un 3% o un 4%, o cual me parece ridículo. Eso, básicamente, es agua a precio de oro.

Otra cuestión llamativa es que muchas añaden azúcar o similares. Vamos a ver: si yo quiero endulzar mi bebida, ya añadiré lo que me parezca más oportuno: stevia, miel, azúcar o lo que sea. Por favor, no elijan por nosotros. Otras muchas añaden sal, supongo que para dotarla de sabor, pero eso también es ahuyentar a posibles consumidores que, por ejemplo, tengan que vigilar la ingesta de sal.

Teniendo en cuenta todos estos factores, la única marca que no añade azúcares ni sal, y que a la vez contiene calcio, es Carrefour de avena. Si estamos dispuestos a prescindir del calcio (porque lo incorporamos a nuestra dieta por otras vías), y no queremos azúcares ni sal añadida, podemos elegir entre Carrefour de soja ligera o YoSoy de avena.

En definitiva, existe una amplia variedad de bebidas vegetales sin aditivos, pero a la hora de buscar productos sin sal o azúcares añadidos, la cosa se pone más difícil. Y, por supuesto, otro factor a tener en cuenta es el elevado precio de estos productos.

Salir de la versión móvil