«

»

Sep 29 2013

Pizzas de jamón y queso: casi mejor las congeladas

Adentrarse en un estudio comparativo de las pizzas supone casi una locura debido al gran número de variedades que podemos encontrar en el mercado. Por eso voy a centrarme en dos de las más habituales: la de jamón y queso (que es la protagonista de esta entrada), y la de 4 quesos (que abordaremos próximamente). La principal diferencia entre ambas es la presencia de carne, lo que determina una mayor utilización de conservantes, tal y como podemos comprobar en la tabla que he elaborado:

Lo más llamativo es la enorme cantidad de aditivos diferentes que se utilizan en este alimento. Fijaos: en estas 13 pizzas distintas aparecen un total de 29 aditivos. ¿Son necesarios todos? Ni mucho menos. La prueba está en que no hay ni uno solo que esté presente en todas las pizzas. Entonces, si no son imprescindibles, ¿por qué recargar de aditivos este alimento?

En el ranquin que he elaborado, atendiendo al número y tipo de aditivos, las cuatro primeras pizzas son congeladas. Esto es debido a que las pizzas frescas necesitan más conservantes, antioxidantes y estabilizadores para retrasar el deterioro del producto. Las otras no requieren tantos aditivos precisamente por estar ultracongeladas (eso no quita que algunas marcas, como Hacendado, se pasen siete pueblos añadiéndoles de todo).

La pizza Ristorante es la más
recomendable por el tipo de aditivos

La más recomendable es de la marca Ristorante (la variedad prosciutto, que es jamón en italiano) que, aunque contiene 7 aditivos (que no son pocos), ninguno es como para preocuparse si no los tomamos en exceso. Como dato curioso, esta marca utiliza uno de los aditivos que más recientemente han sido autorizados para su uso, concretamente en 2010: extractos de romero (E-392), que es un antioxidante.

El resto de marcas utilizan todas nitritos o fosfatos o carragenanos o, incluso, sulfitos como la de ALDI. Aditivos todos ellos cuyo consumo es conveniente reducir todo lo posible, tal y como vengo explicando en este blog.

Negativamente destacan la pizza congelada de Hacendado (Mercadona) que incluso le añade el colorante carmín (cochinilla E-120), supongo que será para ahorrarse el tomate, y también destaca negativamente la pizza fresca de Carrefour por dos motivos: contiene un total de 13 aditivos (3 de ellos nada recomendables), y también es criticable su etiquetado ya que los ingredientes aparecen en un color tenue con un fondo transparente, lo que hace casi imposible su lectura. Espero que cuando entre en vigor la nueva normativa del etiquetado no les quede más remedio que poner una letra más legible.

En definitiva: Aunque siempre será mejor la pizza hecha en casa, puestos a comprar una, parece que las congeladas contienen algunos aditivos menos que las frescas, pero no conviene fiarse. Así que habrá que revisar bien los ingredientes.

1 ping

  1. Es posible disfrutar de una buena pizza 4 quesos libre de aditivos » No + Aditivos

    […] y como anuncié hace unas semanas, voy a analizar las pizzas de 4 quesos (3 quesos en algún caso) que, como también adelanté, […]

Deja un comentario