«

»

Feb 09 2014

Más quesos para untar: alguno incluso con carbón vegetal

Tal y como ya avancé la semana pasada, esta es la segunda y última entrada dedicada a las cremas de queso para untar tipo “Philadelphia”. En la anterior comparé la variedad natural y ahora toca hablar del resto de variedades. Aquí está la tabla correspondiente:

Aditivos en las cremas de queso variadas (elaboración propia)

En este caso son cuatro las cremas que no contienen aditivo alguno y, curiosamente, tres de ellas son de la variedad finas hierbas: Angulo, Carrefour y Rondelé de Président (Ail de Garonne/Finas hierbas), además de otra variedad del Rondelé de Président: Noix de Dordogne. El Mousse de queso finas hierbas de Día tampoco es mala opción ya que contiene un único aditivo, el E-410 (goma de algarrobo/garrofín) que no presenta problema.

En este blog ya he hablado de todos los aditivos que aparecen en esta tabla, excepto del E-153, carbón vegetal, que es un colorante obtenido a través de la combustión de diverso  material vegetal. Lógicamente, su labor es oscurecer el color del producto. Como había sospechas sobre su posible riesgo de provocar cáncer, la agencia europea de seguridad alimentaria (EFSA) realizó en 2012 una reevaluación de este aditivo llegando a la conclusión de que era seguro su consumo ya que es necesario ingerir una gran cantidad de este colorante para que existan riesgos para la salud. Y, digo yo, ¿merece la pena asumir un riesgo (aunque sea ínfimo) por un puñetero colorante que no sirve absolutamente para nada útil? Bueno, sí, sirve para que la crema de queso azul de Hacendado tenga un tono más oscuro y parezca que contiene más queso azul del que en realidad lleva.

De otro lado, resulta que el uso de este aditivo está prohibido en Estados Unidos. Esta decisión fue tomada debido a la posible presencia de hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) en su composición, un compuesto orgánico que puede ser cancerígeno. Entonces, ¿quién se equivoca, Europa o Estados Unidos? Ante la duda, yo lo he pintado de amarillo para recomendar que, en la medida de lo posible, se evite su consumo.

En rojo encontramos los omnipresentes carragenanos de los que ya hablé la semana pasada detenidamente y también los ortofosfatos de sodio, E-339, que consumidos en altas dosis pueden alterar el equilibrio calcio/fósforo, tal y como recuerda la Unidad de Alergia Infantil del Hospital La Fe de Valencia. Esta misma web alerta sobre otro de los aditivos de la tabla, el E-223, metabisulfito sódico, ya que “puede causar reacciones alérgicas en asmáticos y destruye la vitamina B1”.

Por último, también debemos evitar el E-452, polifosfatos. En varias ocasiones ya he comentado que “altas concentraciones de fosfatos pueden alterar diversos procesos metabólicos“, y también que un estudio dirigido por el Dr. Eberhard Ritz, del centro de nefrología de Heidelberg (Alemania), advierte del riesgo para la salud que supone su consumo.

Resumiendo, en esta ocasión tenemos cuatro o cinco marcas para elegir y, de otro lado, ya sabemos que es conveniente tener precaución con el colorante carbón vegetal.

2 comentarios

  1. Biólogo

    Carbón vegetal… qué forma más extraña de colorear un producto, ese queso es el primer alimento que veo que lo lleve, y me sorprende bastante que se use como aditivo. En cualquier caso y por sorprendente que parezca es, en sí mismo, inocuo. Al menos en teoría, porque al obtener carbón se forma también benzopireno como residuo, que parece ser un cancerígeno incluso en dosis bajas. El benzopireno se puede eliminar por purificación en el producto final, pero según la pureza del carbón vegetal aun podrían quedar concentraciones nocivas del residuo, es por eso que el E 153 está prohibido en Estados Unidos. De todas formas la concentración de benzopireno que puede haber en ese queso es mínima si hicieron la purificación eficazmente (hay controles para estas cosas), así que considero todo un acierto que pongas el carbón en amarillo y no en verde (no es absolutamete seguro) ni en rojo (no es una preocupación real).

    Esperaba que algo tan procesado como un queso de untar con hierbas tuviese más aditivos nocivos de los que nos informas, es una buena noticia, ya que los peores que figuran son los sulfitos y los carragenanos y en este caso son fáciles de evitar para los consumidores porque pocas marcas los llevan. A modo de opinión personal, decir que a mi los fosfatos no me parecen tan preocupantes ya que realmente se necesitan dosis muy altas como para interferir de forma significativa en el metabolismo, pero claro, esto es solo mi criterio personal y sí que se ha demostrado que no son precisamente agua bendita, siempre es mejor evitarlos si es posible.

    Gran artículo, con información útil y bien documentada. Buen trabajo, como siempre. Un saludo.

    1. Moisés Chacón

      Gracias a ti por tu siempre precisa y acertada información complementaria.

      Con respecto a los fosfatos, es cierto que se necesita una dosis muy alta para poner en riesgo nuestra salud, pero no es menos cierto que son muchos los productos que los contienen, por lo que a mí me queda la duda de si no puede producirse algún tipo de efecto acumulativo. Así que, atendiendo al principio de precaución, procuro evitarlos siempre que es posible, y traslado esa misma recomendación a través de este blog. Afortunadamente, con la crema de queso sí es fácilmente evitable.

      Como siempre, un placer leerte, Biólogo.

Los comentarios han sido desactivados.