Snacks: El paraíso de los potenciadores del sabor

Llegó el momento de echarle un vistazo a los snacks o aperitivos, aunque dejaremos las patatas fritas para una entrada posterior. Como muchos otros, este es un alimento cuyo consumo debe ser muy esporádico ya que contiene demasiadas grasas y, en general, poco saludables.

En esta ocasión no he pretendido ser exhaustivo, puesto que existen en el mercado decenas y decenas de marcas y productos diferentes; pero como contienen muchos aditivos en común, he tomado varias muestras de ejemplo que nos servirán para reconocer los aditivos más utilizados, fijándonos en aquellos que sean potencialmente perjudiciales, para poder huir de ellos. Incluso me permitiré el lujo de recomendar alguna marca que he encontrado sin apenas aditivos.

Este sector está dominado por la compañía Pepsico, que además de refrescos como Pepsi, comercializa las marcas de snacks: Cheetos, Matutano, Doritos, Lays o Ruffles. En general, lo que más abunda son los potenciadores de sabor. Concretamente los siguientes:

E-621 (glutamato monosódico). Ya me he referido a él en entradas anteriores. Solo cabe recordar que este aditivo evita la sensación de saciedad, por lo que su consumo incita a seguir comiendo el producto, además se le relaciona con el “síndrome del restaurante chino“, y también existen algunos estudios científicos con ratones que relacionan su consumo con la destrucción de neuronas.
E-627 (gualinato sódico). Este potenciador del sabor no cuenta con tantas contraindicaciones como el anterior, pero tampoco está libre de sospechas. Según algunas fuentes debe ser evitado por quienes padecen de gota, y otras lo relacionan con alergias, hiperactividad, asma… Su origen es fundamentalmente animal, por lo que está desaconsejado para los veganos.
E-631 (inosinato sódico). Muy parecido al E-627. También existen llamamientos a la prudencia sobre su consumo, que además se desaconseja en embarazadas, lactantes y niños. Su origen es fundamentalmente animal, por lo que está desaconsejado para los veganos.

BocaBits de Matutano es uno de los pocos
que casi no contiene aditivos

E-635 (ribonucleótidos disódicos). Este aditivo se obtiene de la mezcla de gualinatos y de inosinatos (es decir, aditivos como el E-627 y el E-631). Por lo que son de aplicación las precauciones acerca de ambos.

Pues bien, casi todas estas marcas utilizan una amplia combinación de estos potenciadores del sabor, dos o tres de ellos de manera conjunta. Cabe recordar que este aditivo supone más bien un “engaño” al paladar, puesto que nos hace creer que lo que estamos comiendo está más rico de lo que realmente está.

Otro aditivo muy presente es el E-508, cloruro potásico (un sustituto de la sal común) que tampoco hay que tomar alegremente tal y como ya comenté con anterioridad.

En el apartado de los colorantes (que son absolutamente innecesarios), además del inofensivo E-160c, paprika, encontramos el 160b, annato, que ya mencioné cuando los quesos rallados, y que se relaciona en algunos casos con alergias y eczemas si se consume en demasía. Pero el peor es el colorante caramelo, E-150d, del que ya he hablado anteriormente, y que, por ejemplo, California ha añadido a su lista de sustancias cancerígenas. A propósito de esto, me llama la atención cómo las marcas tratan de confundir al consumidor incluyendo mensajes en el etiquetado como el de Doritos Tex-Mex: “Sin colorantes artificiales”.
Efectivamente, utiliza annato y caramelo, colorantes que la legislación española califica como “naturales”, lo que no significa que sean inocuos para la salud. Por ejemplo, todos estos colorantes están desaconsejados por la HACGS (Hyperactive Children’s Support Group -prestigiosa organización británica que estudia y apoya a los niños afectados por hiperactividad-).

En el sector de las marcas blancas, el panorama no es mucho más halagüeño. Además de todos los aditivos ya comentados, encontramos otros poco recomendables como el E-120, cochinilla, que básicamente es un insecto machacado como ya comenté; Otros, como el snack horneado de maíz de Carrefour contiene fosfatos, y también el E-1450 (Octenil succinato sódico de almidón), un espesante cuyo origen puede ser derivado de maíz transgénico y que, según algunas fuentes, puede incidir en el desarrollo de hiperactividad.

Aunque el menos recomendable es el Aperitivo de Trigo (frito y aromatizado) de la marca Día ya que contiene los aditivos E-310, propilgalato, que puede ocasionar irritación gástrica o cutánea según la unidad de alergias infantiles del Hospital La Fe de Valencia. Además contiene el E-320, Hidroxianisol butilado, que está desaconsejado por la HACGS debido a que puede producir (o intensificar) la hiperactividad.

Cocktail de snacks de Hacendado es el más recomendable

En conclusión, la mayoría de los snacks vienen cargados de aditivos, especialmente potenciadores del sabor. De los 18 tipos diferentes que he observado, los únicos que se salvan son los BocaBits de Matutano (aperitivo con sabor a carne, pero que no lleva nada de carne), y que solo contiene bicarbonato sódico (E-500). En marcas blancas, el más recomendable es el Cocktail de snacks de Hacendado (Mercadona) que solo contiene un aditivo, el colorante E-160c (extracto de pimentón). Si tuviera que elegir entre estos dos, me quedaría con el de Hacendado porque contiene aceite de girasol, mientras que Matutano solo indica aceite vegetal, lo que significa que no será un aceite demasiado saludable.

About Moisés Chacón

Periodista interesado en temas de salud
Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

32 Responses to Snacks: El paraíso de los potenciadores del sabor

  1. Anonymous says:

    Hola, me gustaría comentar que existen los ASPITOS, son como un gusanito gigante que viene muy bien para dárselo a los niños desde pequeños porque lo pueden coger fácilmente y se deshace con solo mojarse con la saliva y lo mejor solo llevan maiz y sal o sea que lo pueden tomar hasta los celiacos.
    Yo los compro en el Carrefour.
    Saludos,
    Verónica

    • Estupendo, Verónica.

      Sumamos Aspitos a la corta lista de snacks recomendables. Gracias por compartir con nosotros la información 🙂

      Saludos.

    • Anonymous says:

      Además es muy curioso que cuando lo pruebas piensas pero si sabe a maiz!!! te sorprende que sólo sepa a lo que es, acostumbrado a comer porquerías con sabor a las mil y una chorradas que al final no sabes ni a que se suponía tenían que saber…

  2. Anonymous says:

    Aparte de Bocabits yo también me quedo tranquilo comprando Triskys de Risi. Ahora mismo no tengo en casa y no recuerdo su composición, pero creo que es de los “menos malos”.

    Gracias por el post, un saludo.

    Alejandro.

  3. Anonymous says:

    Hola, pues ahora mi marido me acaba de comentar que no suele comer bocabits, porque la primera vez que lo hizo de pequeño vomitó, y claro pensé que quizás antes no tenía los mismos componentes, pero dice que de mayor volvió a comer y también lo vomitó, seguro que sólo tienen bicarbonato? yo lo uso para la tarta de zanahoría y para las legumbres y desde luego el carrot cake no le sienta nada mal jaja
    Verónica

    • Hola, Verónica.

      Además de bicarbonato contiene aceite vegetal (indeterminado), harina de trigo, aroma y sal.

      Puede que no le siente bien el tipo de aceite que utilizan, o el aroma… Afortunadamente no se trata de un alimento básico para nuestra salud, así que puede prescindir de él sin problemas.

      Gracias por tu comentario.

    • Anonymous says:

      Y los aromas no son aditivos? no son compuestos químicos? a mi hay productos que es precisamente el olor lo que me hecha para atrás…

    • Anonymous says:

      upss peedon por esa H
      ah! y se me olvidaba los aspitos además de maiz y sal llevan aceite de girasol, pero nada más.

  4. Tulia says:

    Hola, acabo de encontrar tu blog y me ha encantado yo me paso horas en el super leyendo etiquetas y quizás siguiendote gane tiempo. Gracias por tu trabajo.
    También decirte que el lector de blogs que utilizo es bloglovin y no me encuentra tu blog ¿sabes por qué puede ser?
    Un saludo

    • Muchas gracias por tus palabras. Espero que este blog te sea de utilidad; esa es la intención 🙂

      Miraré lo de Bloglovin, gracias por el aviso.

      Saludos.

  5. Tulia says:

    Hola Moisés! Ya he conseguido seguirte por bloglovin ha tenido que ser desde el ordenardor e insertando la http manualmente. Por si te sirve la info. Un saludo!

  6. Anonymous says:

    excelente blog.muchas gracias por la informacion

  7. Nieves says:

    Entiendo que los aspitos no tiene aditivos pero si deben estar hechos con maiz transgénico?

    🙁

    • Gracias por tu comentario, Nieves.
      Pues la verdad, no lo sé. Imagino que en caso de ser maíz modificado genéticamente debería indicarlo en el etiquetado (aunque recuerda que tampoco podemos fiarnos mucho de la etiqueta…).
      Saludos.

    • Nieves says:

      Hola Moises,
      la verdad es que yo pensaba que no habia obligatoriedad de especificar si es o no transgénico, y por lo tanto asumia que aquellos fabricantes interesados en destacar que su producto no contiene transgenico son los que lo especifican en el etiquetado.

      En todo caso no tengo ni idea de las normativas en este sentido…

      Pero si el maiz para alimentar animales es transgénico (aqui si se que es el que se vende en mayor medida por precio) entonces supongo que de alguna manera, el pollo tambien es transgénico, y la salchicha o huevo o lo que sea finalmente, tambien sera transgénico… o me estoy montando una pelicula?

    • Hola de nuevo, Nieves.

      He estado consultando el tema y, según establece la legislación, si un alimento contiene más del 0,9% de un OMG (Organismo Modificado Genéticamente) debe indicarlo en el etiquetado.

      No obstante, tal y como tú has apuntado, los productores de carne y leche no están obligados a avisar si el pienso que utilizan contiene ingredientes transgénicos (y, de hecho, parece que la mayoría de piensos los contienen, como muy bien dices en tu comentario).

      Así que, aunque no queramos, estamos tomando alimentos que pueden derivar de transgénicos.

      Más información aquí: http://www.ecoagricultor.com/2012/12/cual-es-la-situacion-actual-de-los-transgenicos-en-espana/

      ¡Saludos!

  8. Anonymous says:

    Hola Moises, ayer estábamos en el super y mi marido quería coger algún snack y me puse a mirar todas las etiquetas y encontré el snack de patata de matutano, viene en una bolsa transparente y la forma es tipo patatilla, no tienen ningún aditivo! y la verdad están ricos y saben… sí a patata! Verónica

    • ¡Gracias Verónica! Tomo nota. Aunque si ese snack es del tipo patata frita (sin más) lo abordaré en una entrada próxima.

      ¡Saludos!

    • Anonymous says:

      De nada, todo lo que vaya encontrando sin aditivos te lo apunto, faltaría más con el trabajo que haces! pues a ver la forma eran tipo patatilla, te lo decía para diferenciar de pajitas y tal, pero son más gruesos que las patatillas, vamos no parecen patatillas en sí por mucho que sean de patata y forma similar. Y tampoco no son tan crujientes como las chips.

    • Pues nada, Verónica, a partir de ahora te nombro corresponsal 😉

      Sobre las patatillas Matutano, lo suyo sería que me mandaras una foto por Twitter: @nomasaditivos
      O por email: nomasaditivos [arroba] gmail [punto] com
      Solo hay que sustituir arroba y punto por los correspondientes símbolos.

      Saludos.

    • Anonymous says:

      JAjaj corresponsal! bueno no te prometo mucho, pero te iré informando de lo que encuentre, ojalá sea mucho.
      Ahora te mando la foto. Saludos

  9. La Rubia says:

    Hola, cuando dices que los Boca Bits de Matutano se libran de los potenciadores de sabor, no sé si te has fijado que tienen “EXTRACTO DE LEVADURA”. Con respecto a esto, he leído en varios artículos que podría ser una forma camuflada para incluir el glutamato monosódico (Foodwatch y Lebensmittelklarheit.de argumentan que los extractos de levadura deben ser etiquetados como aditivos, y dicen que es una fuente oculta de glutamato monosódico (MSG) FUENTE:http://www.clubdarwin.net/seccion/ingredientes/extracto-de-levadura-la-lucha-entre-ingrediente-y-aditivo.

    ¿Qué opinas de ésto?

    • Hola. Gracias por tu aportación.

      En los análisis de los ingredientes de los productos me limito a observar los aditivos legalmente reconocidos como tales en la Unión Europea y como, a día de hoy, el extracto de levadura no tiene la consideración de aditivo, por eso he indicado que ese producto no contiene potenciadores del sabor.

      Sí es cierto que existe polémica a propósito de la presencia de ácido glutámico en su composición y que existen numerosos argumentos a favor y en contra de que sea considerado un potenciador del sabor. De momento yo no he encontrado ningún estudio de peso que me ayude a decantarme por una postura u otra.
      Los detractores se basan en la presencia de dicho ácido en el extracto de levadura, mientras que los defensores aseguran que también el tomate (por ejemplo) contiene ácido glutámico, que está presente en nuestro cuerpo de manera natural y que no se puede equiparar con el GMS porque mientras que el extracto de levadura se compone de una mezcla rica de proteínas, vitaminas y aminoácidos, el glutamato monosódico se compone exclusivamente de la sal de sodio del ácido glutámico.

      Así que, de momento, lo único que tengo claro es que no tiene la consideración legal de aditivo. Sobre la polémica, habrá que seguir pendientes a ver qué ocurre. De todas formas, aunque en su momento no consideré oportuno entrar a ese nivel de detalle, ahora sí me parece interesante mencionar esta controversia, así que cuando publique la actualización de este producto lo incluiré.

      Gracias de nuevo por tu comentario.
      Saludos.

    • La Rubia says:

      Excelente respuesta, me quedo con la frase… “mientras que el extracto de levadura se compone de una mezcla rica de proteínas, vitaminas y aminoácidos, el glutamato monosódico se compone exclusivamente de la sal de sodio del ácido glutámico”.

      Muchas gracias por la respuesta. Tengo que decirte que tu página es muy buena y los análisis realmente útiles.

      Aunque no está relacionado con este artículo, me encantaría conocer tu opinión a cerca de la adicción de flúor en el agua potable.

      Un fuerte abrazo.

    • La Rubia says:

      Perdón, adición (no adicción…)

    • Hola de nuevo.
      Pues no te creas, que el tema de la fluoración del agua guarda bastante relación con la temática de este blog. Primero porque se trata de una sustancia que se añade, se adiciona, y segundo porque el consumo de una cantidad superior a la recomendada puede tener efectos nocivos en nuestra salud.

      Yo, en general, estoy en contra de que nos obliguen a consumir cualquier sustancia que pueda tener efectos secundarios perniciosos, aunque solo sea cuando se toma en exceso. Por eso no me parece bien que se añada flúor al agua potable ya que esta no es la única fuente por la que ingerimos flúor: té, pescado, dentífrico, sal fluorada…

      De hecho, hay personas que se compran la sal “yodo-fluorada” para complementar su ingesta de flúor, sin saber que, quizás, ya toman más que suficiente a través del grifo de su casa…

      Hay dos documentos muy interesantes. Uno de ellos es un informe realizado por el Comité Científico de los Riesgos Sanitarios y Medioambientales (CCRSM) de la Comisión Europea:
      http://ec.europa.eu/health/scientific_committees/opinions_layman/fluoridation/es/

      Y este otro que recoge 50 razones para oponerse a la fluoración del agua potable, elaborado por la Fluoride Action Network, una coalición internacional que lucha por poner fin a la fluoración del agua. Como se puede comprobar, las razones que aportan están referenciadas y documentadas:
      http://verdadahora.cl/50_razones_para_oponerse_a_la_fluoracion_del_agua_potable.html

      Saludos.

  10. Elena Perona says:

    A ésta bolsa del mercadona me refería, ya no es tan natural, le han añadido varios aditivos entre ellos el glutamato monosódico

    • Pues entonces, vamos a peor…
      En unas semanas revisaré estos productos y elaboraré la tabla correspondiente, a ver cuál es el resultado.
      Saludos.

  11. Pingback: Aunque parezca mentira, hay pechuga de pavo sin conservantes ni fosfatos » No + Aditivos