Fluoración: perjudiciales aditivos en el agua corriente

Esta semana voy a referirme a un asunto sobre el que me preguntaron hace unos días en los comentarios de otra entrada: la fluoración del agua. Es decir, utilizar el flúor como aditivo añadido en el agua corriente.

En realidad es fluoruro lo que se añade ya que el flúor en estado puro, a temperatura ambiente, es un gas tremendamente peligroso. Desde la década de los años 40 del siglo XX se viene utilizando el fluoruro para la prevención de las caries y para fortalecer el esmalte del diente durante su periodo de formación, o sea, en los niños.

Autor: Peter Gibson

Por eso, aunque el fluoruro ya está presente en la naturaleza, las autoridades sanitarias permiten que se añada en los productos de higiene dental, e incluso los dentistas de vez en cuando aplican a los niños un tratamiento específico de fluoración en los dientes. También es fácil encontrar sal fluorada para cocinar. Pero, lo que quizás muchas personas no saben es que también se añade de manera indiscriminada al agua potable.

Digo “de manera indiscriminada” porque se hace sin consentimiento ni conocimiento expreso de la ciudadanía. Al usar un dentífrico u otro o al elegir una sal u otra, puedes elegir si tomas un producto con flúor o sin él, pero cuando se la añaden al agua del grifo que llega a tu casa, estás tomando este aditivo sí o sí.

Pero, si es bueno para los dientes… ¿qué problema hay?

El problema fundamental es que en exceso puede provocar graves daños en los dientes y en el resto del esqueleto. Está perfectamente comprobado que una ingesta excesiva provoca pérdida de calcio en la matriz del diente, lo que se denomina fluorisis dental. Además, una exposición demasiado alta y mantenida a lo largo del tiempo puede llevar a que esa fluorisis afecte a todo el esqueleto.
Protestas contra la fluoración / Autor: Ben Kraal
También hay estudios que alertan de que un consumo excesivo de flúor puede generar problemas neurológicos, afectando a la memoria y al aprendizaje, cuyos efectos pueden tardar en aparecer hasta veinte años. 
En países como Alemania, Holanda, Suecia, Finlandia y Japón se ha dejado de añadir fluoruro al agua.
La Unión Europea encargó un informe sobre la fluoración del agua a un comité científico especializado en riesgos sanitarios y medioambientales y, entre otras, llegaron a esta conclusión:
No hay ninguna ventaja evidente en favor de la fluorización del agua en comparación con la aplicación tópica, es decir, a través de pasta dentífrica, enjuagues bucales o gel. El efecto [positivo] de una exposición continuada al fluoruro proveniente de cualquier fuente es cuestionable una vez que los dientes permanentes han aparecido”.
Dicho informe también afirma que “se ha observado en toda la Unión Europea una tendencia a la reducción de la caries dental en niños de 12 años, independientemente de si el agua está o no fluorada“. Es decir, que la fluoración del agua no es el factor determinante que ayuda a evitar la caries, pero sí que incide en una posible exceso de consumo de flúor.
Parece claro que se debería dejar de fluorar el agua corriente y, en todo caso, aplicar tratamientos de flúor de manera controlada a los niños en periodo de formación de sus dientes, ya que después no tiene beneficio alguno.
Un último consejo: mientras se mantenga la fluoración del agua en España, yo evitaría productos con flúor añadido como, por ejemplo, la sal.
Fuentes:

About Moisés Chacón

Periodista interesado en temas de salud

Tagged , . Bookmark the permalink.

9 Responses to Fluoración: perjudiciales aditivos en el agua corriente

  1. Sara says:

    Yo recuerdo que en el colegio, cuando era pequeña, nos hacian todas las tardes hacer gargaras con fluor, de color rosa radiactivo, y las cosas estaban como para negarse a hacerlo…ademas de que no se informaba a los padres y nosotros eramos muy pequeños para ser conscientes de lo que nos daban…

  2. Elena Perona says:

    Muchas gracias por tu blog, lo he descubierto hoy y llevo horas leyendo, debería saberlo todo el mundo

  3. Anonymous says:

    La unica alternativa que hay es sustituir las pastas de dientes con fluor por las de xylitol. y que no tengan triclosan, parabenos ni alcohol en su composicion.

  4. Nieves says:

    Nos envenenan como a las ratas… y nos venden las pastas de dientes con fluor como algo “saludable”. Nos manejan como quieren.

    Al hilo de las propuestas…el azucar (refinada o no) es un aditivo?

    Aqui un link a la conferencia de Rafael Román Molina:

Deja un comentario

  • Suscríbete a No+Aditivos

    Introduce tu correo electrónico para que te avisemos cuando haya nuevas publicaciones.