«

»

May 19 2014

La poca sal que tomemos, mejor sin aditivos

Algo tan sencillo como la sal… también puede tener aditivos. Aunque después de la última entrada dedicada al agua, ya cualquier cosa es posible.

Tabla comparativa de aditivos en la sal

Pues sí, hoy toca comparar distintas marcas de sal (¡un total de 23 productos!). Aunque, como se puede comprobar en la tabla que he preparado, hay algunas variedades libres de aditivos, sin embargo existen otras muchas que incorporan el antiaglomerante E-536, ferrocianuro de potasio, o bien el E-535, ferrocianuro de sodio. He marcado esta sustancia en amarillo porque se sabe que es tóxica. Lo que ocurre, como en tantos otros casos, es que su toxicidad se manifiesta en dosis altas. En este caso concreto, aplicando la normativa de la Unión Europea, sería necesario un consumo diario de 75 gramos de sal en el caso de un adulto, o de 19 gramos en el de un niño. Estos son datos de la propia Comisión Europea en respuesta a una pregunta parlamentaria.

Me parece estupendo que sea muy difícil superar la ingesta diaria admisible (IDA) del E-536… pero, ¿para qué vas a meter en tu cuerpo una sustancia tóxica habiendo otras marcas de sal que no la llevan?

Mención aparte merecen las variedades presuntamente sanas porque contienen menos cantidad de sodio que la sal normal, lo malo es que incorporan otros aditivos que son poco o nada recomendables. Concretamente, el E-620, ácido glutámico, un potenciador de sabor que viene a ser la madre de todos los glutamatos ya que, precisamente, se derivan de él. Por eso, sus posibles efectos son similares a los que en otras ocasiones he comentado sobre el glutamato monosódico, E-621. Entre otros: estimula el apetito, debe ser evitado por los asmáticos, en personas sensibles puede provocar el síndrome del restaurante chino (dolores de cabeza y congestión facial), y está desaconsejado en niños y bebés (fuente: OCU).

Autor de la imagen: El Patojo (Flickr)

El otro aditivo desaconsejable en la “sal sana”, es el E-508, cloruro de potasio, un sustituto de la sal que, consumido en grandes cantidades, puede producir úlceras gástricas, náuseas, vómitos y puede tener efectos laxantes (fuentes: OCU y Unidad de Alergias del Hospital La Fe de Valencia).

Ojo también con las que incorporan flúor ya que, como advertí la semana pasada, estamos expuestos a dosis excesivas de esta sustancia (incluso a través del agua), lo que puede llegar a producir problemas neurológicos y dentales. Así que, lo que menos necesitamos, es tomar aún más flúor con la sal.

En definitiva, que existen varias marcas de sal sin aditivos (ni falta que le hace). No obstante, hay que consumirla con muchísima moderación ya que, según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), en nuestra dieta habitual duplicamos la cantidad de sal máxima recomendada (que es de 5 gramos según la OMS). La AESAN hace unos años elaboró un interesante folleto para promover la reducción de la ingesta de sal en el que, entre otras cosas, recuerda que el 45% de los infartos y el 50% de los ictus están asociados al consumo excesivo de sal.

Lo malo es que, según denuncia la OCU, los alimentos procesados que compramos cada vez contienen más sal.

16 comentarios

1 ping

Ir al formulario de comentarios

  1. Ana

    Hola, yo compro de Aliada que tampoco lleva ningún aditivo. Un saludo.

    1. Moisés Chacón

      ¡Estupendo!
      Gracias por la información.
      Saludos.

  2. Anonymous

    Tengo que felicitarte y agradecerte por tu blog. Es de gran utilidad que compartas información con las demás personas que estamos interesadas en saber que es lo que comemos, especialmente en mi caso que tengo un niño de 4 años. Estoy intentando alimentarlo de la forma más sana posible.
    Saludos

    1. Moisés Chacón

      Gracias por tu comentario y por tus felicitaciones. Me encanta que la información que publico sea de utilidad para otras personas.
      ¡Mucha salud para ti y para tu familia!

  3. Anonymous

    prefiero la sal del himalaya a la sal comun

    1. Moisés Chacón

      En cualquier caso, vigila que no lleve aditivos.
      Saludos.

  4. Anonymous

    También sería interesante saber cuales llevan aluminio, pues el aluminio no es un aditivo sino que se emplea en el proceso de fabricación para que la sal no se apelmace. Así que no viene en los ingredientes pero lo ingieres. Yo por si acaso, compro la sal en escamas, porque supongo que no tiene aluminio ya que no hay que desapelmazarla.

    Enhorabuena por el blog, está muy currado, me ha gustado mucho.

    1. Moisés Chacón

      Hola. Me alegro mucho de que te guste el blog.

      Con respecto al aluminio, la normativa obliga a declarar en el etiquetado todas las sustancias que se añaden a un producto. Otra cosa distinta es que algunos fabricantes decidan saltarse la normativa y no declarar esas sustancias (que no sería la primera vez). En cualquier caso, si no aparece en los ingredientes, solo un laboratorio puede determinar la presencia de aluminio en las distintas marcas de sal.

      Gracias por tu comentario. Saludos.

  5. Anonymous

    Hola,
    Muchas gracias por el blog, estoy descubriéndolo y es fantástico encontrarse con comparativas fechadas sobre estos temas.
    Me ha surgido una duda con este post. Recuerdo de pequeño, que en el centro de salud, durante años, había carteles donde se fomentaba el uso de la sal yodada. De siempre la consumo así y el motivo es ese. ¿por qué recomiendas sal sin ningún aditivo? Muchas de las que has analizado llevan yodo y sin embargo no haces ninun comentario sobre él, ni bueno ni malo. ¿es desaconsejable el aporte de yodo con la sal?

    Gracias de nuevo y un saludo.

    1. Moisés Chacón

      Hola. Gracias a ti por tu comentario.
      Efectivamente, la sal yodada puede complementar el déficit de yodo de nuestra dieta, aunque también existen otras fuentes de yodo más naturales como el salmón o el bacalao, entre otros.
      Por cierto, este verano salió a la luz pública que existe un fraude masivo con este tema ya que la gran mayoría de marcas no llega al mínimo legal de yodo añadido a la sal, o bien se pasan y triplican la cantidad de yodo permitida: http://www.canalsur.es/detectan-un-fraude-masivo-en-la-sal-yodada-que-se-vende-en-espana/411126.html

      Por último, una aclaración: cuando yo recomiendo tomar la sal sin aditivos, me refiero a los aditivos reconocidos legalmente como tales y que cuentan con un código E numérico. El yodo no está considerado un aditivo, sino que es más bien un suplemento alimenticio.
      Por tanto, yo no desaconsejo tomar sal yodada. Me parece una buena decisión.

      Saludos y bienvenido al blog.

  6. Rosa

    La de Al campo tampoco lleva el dichoso E-536

    1. Rosa

      ni el 536 ni ninguno…

      1. nomasaditivos.com

        ¡Genial!
        Gracias por la información, Rosa.
        Saludos.

  7. Tiko R

    No sé si llegarás a leer esto que la entrada tiene más de un año pero…
    Si vas a cargar contra los aditivos, que sea con cierto rigor científico, porque esta entrada no lo tiene. Salvo el último párrafo en el que sí hay más enlaces (que sean a estudios científicos, revisiones etc ya es otra cosa) pero que hablas del consumo de sal, sin relacionarlo con el aditivo, y con el que estoy en gran parte de acuerdo, en el resto del artículo solamente aparece UN artículo que no sea una referencia al propio blog.

    Y en esa referencia de la respuesta del Parlamento Europeo, si bien sí que habla del consumo de 75g de sal diarios en adultos y 19g en niños, habla de del ADI (o IDA en castellano, Ingesta diaria admisible) que no es el límite a partir del cual algo es malo, sino una cantidad que puede ser tomada a diario y con la cual no se ha observado ningún efecto sobre la salud. Vamos, que no quiere decir que tomar incluso más sea malo. (Si quieres más información: http://www.inchem.org/documents/ehc/ehc/ehc70.htm#SectionNumber:5.5)

    Antes de desinformar, todo el mundo debería informarse.

  8. Anónimo

    no entiendo

    1. Moisés Chacón

      Hola.
      ¿Qué no entiendes exactamente?

  1. Sales de baño para eliminar toxinas – Factor T

    […] Antes de que vayas a la cocina a por el paquete de sal y darte un baño hay que decir que no todas las sales son iguales. El baño ideal de agua con sal,  es el mar,  para los que tengan esa suerte, enhorabuena. Para los que estamos en Madrid u otra ciudad del interior siempre podemos utilizar la sal marina sin refinar libre de antiaglomerantes. […]

Los comentarios han sido desactivados.