Me temo que estoy enfermo de ortorexia… y probablemente tú también

Tengo que confesar que me gusta alimentarme de manera saludable y por eso dedico bastante tiempo en la búsqueda y adquisición de alimentos lo más naturales posible. Si el bolsillo me lo permite, consumo productos de agricultura ecológica y compro huevos de gallinas camperas. Además, hago lo posible por evitar los aditivos, especialmente aquellos que son innecesarios y potencialmente perjudiciales para la salud. Para colmo, huyo de las grasas trans y siempre que puedo evito los envases de plástico.

Imagen de Ken-ichi Ueda

Para lograr todo esto tengo que realizar la compra en varios establecimientos: Mercadona, Carrefour, Aldi, Lidl o en Supermercados Día, ya que los productos que me interesan no están disponibles en un único supermercado. Pero lo más grave de todo es que, además, “pierdo” mi tiempo en explicar en este blog qué aditivos desaconsejables contienen los distintos productos alimenticios.

Pues bien, parece que las personas que nos preocupamos por lograr una alimentación saludable no estamos bien de la cabeza. Esta patología recibe un nombre: Ortorexia (del griego ‘ortos’, apetito, y ‘orexis’, apetito; o sea, “apetito correcto”). Es decir, que para que no te consideren un loco tienes que tomar cuantos más pesticidas mejor, hincharte de colorantes, conservantes y alimentos transgénicos, ¿no?

Según declaraciones del especialista en nutrición Rubén Bravo, publicadas en el diario El País, “la persona que padece ortorexia desarrolla un control exhaustivo y cada vez más estricto de los componentes de los alimentos, procura ingerir solo comida orgánica, vegetal, no tratada con fertilizantes, sin conservantes, ni grasas saturadas“. Vamos, un crimen ¿verdad?

Multinacionales como Monsanto deben estar encantadas con el Dr. Steven Bratman, inventor de esta supuesta enfermedad, ya que casi criminaliza a quienes nos preocupamos por comer bien. El dato más gracioso lo facilita la Organización Mundial de la Salud (OMS) que asegura que este trastorno alimentario lo sufre el 28% de la población de los países Occidentales… ¡ahí es nada! Admito que pueda haber gente que se obsesione al extremo con lograr una alimentación saludable… pero desde luego no el 28% de la población.

Imagen de Brian Everett

De verdad, no sé por qué se nos tiene esa manía a todas las personas que queremos una alimentación natural y de calidad. Hay quien realiza una auténtica persecución contra los alimentos de la agricultura ecológica o aquellos que prescinden de aditivos y otras sustancias añadidas. Quizás el caso más llamativo sea el del químico José Manuel Mulet autor de libros como “Los productos naturales, ¡vaya timo!” y “Comer sin miedo”, en los que critica este tipo de alimentación y defiende la cada vez mayor intervención de la industria alimentaria en la manipulación química de los alimentos.

Este señor ha llegado a afirmar cosas como que “lo ecológico no es más sano ni más bueno para el medio ambiente“. Pues bien, se equivoca. Un reciente estudio desmiente a este quimiófilo y confirma que los alimentos ecológicos son más saludables que los otros. Concretamente: “Contienen hasta un 60% más antioxidantes que los alimentos convencionales. El consumo de ecológicos reduce la ingesta, a través de los alimentos, de metales tóxicos pesados como cadmio, plomo y mercurio. Tienen un 50% menos cadmio, un 30% menos nitratos y un 87% menos nitritos”.

Así que volviendo al tema del principio: Sí, soy ortoréxico… y a mucha honra.

Comparte
Etiquetado .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Acerca de Moisés Chacón

Periodista interesado en temas de salud

28 Respuestas a Me temo que estoy enfermo de ortorexia… y probablemente tú también

  1. Pris dice:

    La ortorexia es un transtorno obsesivo,no es comer sano.
    Hay una diferencia entre comer sano y oreocuparte de lo que comes que tener una OBSESIÓN.
    Una persona con esa enfermedad no es capaz de comer en familia,ni de comer fuera de casa solo un día.
    Una persona con esa enfermedad puede llegar a eliminar todas las grasas (comer0 grasas) o de eliminar todos los hidratos o todas las proteínas.
    Una persona enferma puede que solo coma 3 alimentos en su dieta por creer que los demás son tóxicos.
    No se porque te das por ofendido,ru no estas enfermo,comes sano.

    • Hola Pris.
      En realidad, yo no me siento ofendido (y espero que tampoco se ofenda por esta entrada ninguna persona próxima a alguien que realmente padece ortorexia).
      Esta entrada solo pretende abordar desde un punto de vista irónico el hecho de que mucha gente nos mira como si fuéramos bichos raros por leer las etiquetas de los productos y evitar aquellos que contienen algunos aditivos o algunas grasas poco saludables. Como hay personas que nos llaman “ortoréxicos” a quienes nos preocupamos por tener una alimentación saludable, he tomado ese término como base para defender nuestro punto de vista.
      Saludos.

  2. Patricia dice:

    En mi humilde opinión creo que la labor que haces Moises es admirable, no solo porque te informas minuciosamente de las sustancias que ingieres sino que dedicas tu preciado tiempo a difundirlo para que gente como yo al leerlo vaya por fin orientándose un poquito de las miles de sustancias tóxicas que sabes que no quieres tomar pero no puedes ponerle nombre ni apellidos…
    Gracias, muchas gracias por ayudarme a comer más sano.
    Un abrazo

    • Hola Patricia.
      Agradezco mucho tus amables palabras, pero tampoco hay que exagerar. El hecho de escribir este blog me ayuda también a ser más riguroso y constante en el análisis comparativo de productos, lo que redunda también en beneficio de la salud de mi propia familia.
      Un abrazo.

  3. Increíble!!! Ojalá fuese yo una ortoréxica en estado puro, estaría muy bien alimentada, pero por desgracia me resulta bastante difícil encontrar productos naturales, ecológicos, y que no tengan todo tipo de sustancias para mi extrañas y que desconozco completamente. Me pregunto por qué es tan difícil encontrar productos que sean lo que dice la letra grande del envase… Me pregunto por qué las autoridades sanitarias no toman medidas sobre esto… Me pregunto hacia dónde camina nuestra alimentación y la de las futuras generaciones…

    • Hola, Alicia.
      Efectivamente, a veces es complicado encontrar alimentos sin añadidos potencialmente perjudiciales para nuestra salud, pero creo que la tendencia poco a poco va cambiando gracias a la presión que ejercemos una parte de los consumidores cada vez más interesados en ese tipo de productos menos manipulados artificialmente.

      Aunque aquí en España aún estamos en pañales en este asunto, en otros países como Estados Unidos los alimentos ecológicos están mucho más difundidos. Precisamente a este tema dedicaré mi primera entrada tras las vacaciones.
      Saludos y gracias por comentar.

  4. Gracias por perder tu tiempo desinteresadamente y ayudarnos un poco a alimentar mejor a nuestros hijos.

  5. Ana E dice:

    Gracias Moisés por todas las molestias que te has tomado y sigues tomándote en informarnos de todo este asunto tan importante. ¡Enhorabuena por tu blog! Que me ha llevado a buscar cada vez más sobre temas relacionados con la salud que tanto me ha importado siempre como la combinación correcta d los alimentos. Que considero q al igual q el tema de aditivos y tantos venenos, es algo que debería hacerse público y gritar alto para que toda la sociedad tomara conciencia. Pero seguramente haya intereses económicos muy fuertes que no permitan esto…..
    Mi opinión con respecto a la palabra ortorexia es que entiendo que no es ninguna patología tener un “apetito correcto” a no ser que alguien se obsesione ( obviamente).. Pero sí considero ENFERMEDAD la dejadez y el desorden en la alimentación, el “apetito incorrecto” y el desinterés total por el conocimiento de la verdad en el tema de la salud… Para todo esto unido habría que buscar una palabra justa! 😉 Un saludo y de nuevo GRACIAS por tu blog!

    • Hola Ana.
      Me alegro mucho de que mi blog te haya despertado el interés por una alimentación más saludable y equilibrada. ¡Sigue así!

      Tal y como apuntas, en la base de todo esto existe una guerra de intereses comerciales; un auténtico lobby que presiona a los gobiernos y agencias de seguridad alimentaria para que se tomen decisiones en una u otra dirección, y para que se oculte información relevante para nosotros los consumidores.

      Con respecto a la ortorexia, toda tendencia conductual positiva que no llegue a convertirse en obsesiva no tiene por qué ser mala. Lo que ocurre es que interesa desprestigiar a quienes nos apartamos del redil y empezamos a plantearnos preguntas incómodas sobre lo que comemos.

      ¡Gracias a ti por participar!
      Saludos.

  6. Anonymous dice:

    Moisés, yo tambien soy ortoréxica(gracias por mostrar el término,no lo conocia)
    Las personas que no se preocupan por lo que comen? allá ell@s
    a mi me da igual que me miren en el supermercado por estar un año mirando los productos por ver cual menos porquerias de añadidos tienen, a mucha honra !!
    enhorabuena por el blog,como siempre
    Sara

    • Hola Sara.
      En todos los bienes y servicios que adquirimos es fundamental leerse la letra pequeña ya que la tendencia de las empresas es obtener el máximo beneficio con el menor coste posible. En el caso de los alimentos es exactamente igual.

      Por ejemplo: si no nos fijamos en los ingredientes podemos acabar consumiendo una confitura con muy poca fruta y mucho azúcar, y sin embargo creer que es una mermelada extra. O pensar que compramos gelatina cuando realmente es agua, azúcar y un gelificante.

      ¿Eso es una conducta enfermiza?
      ¡Pues bendita enfermedad que nos ayuda a cuidar de nuestra salud.!

      Gracias por tu comentario.
      Saludos.

    • Sara dice:

      Si, a mi no me parece enfermizo, me parece que lo que queremos es cuidarnos y consumir los alimentos mas favorables, ademas, que no nos queremos dejar engañar por las industrias alimentarias, que siempre nos intentan atraer con sus packaging y engaños publicitarios
      Gracias por el fantástico blog, y por tomarte el tiempo para compartir con los demás como son los alimentos que consumimos,
      saludos!
      Sara

  7. María dice:

    Hola! Me he dado cuenta que ahora en vez de poner el ingrediente y la E- que correspondía, por ejemplo metabisulfito potásico (E-224) ahora sólo ponen en muchos productos el nombre, omiten la E. No están obligados a poner la E? Qué listos son, como saben que ahora cada vez hay más gente que mira las etiquetas y tienen listas de los aditivos, pues ahora no lo ponen. 🙁

    • Hola María.

      Me temo que la legislación no obliga a indicar el código E, por lo que con el nombre del aditivo sería suficiente. Tal y como comentas, hay muchos fabricantes que prefieren poner ese nombre para aparentar que no contiene aditivos (muchos productos de Carrefour hacen eso). Así que hay que estar muy atentos con el etiquetado.
      Una posible solución es instalar en tu móvil una aplicación en la que puedes poner tanto el número E, como el nombre del aditivo para obtener una orientación sobre si es recomendable o es mejor evitarlo.
      En esta entrada de hace algún tiempo analicé algunas de esas aplicaciones:
      https://www.nomasaditivos.com/2013/01/aplicaciones-sobre-aditivos.html

      Saludos.

  8. Ro dice:

    Otra ortoréxica más. La verdad es que cada día es más triste mirar los ingredientes de lo que quiero, lleno de aditivos, aceite de palma… y al final no compro casi nada. Mi novio está medio amargado cuando vamos a comprar, y yo depremida de ver que no se hace nada para cambiar todos estos aditivos perjudiciales para la salud, al contrario, cada día veo más y más…

    • Hola Ro.
      Ciertamente buscar alimentos más saludables es una tarea difícil. Pero a la larga reporta muchos beneficios.

      Con respecto a que cada vez hay más aditivos: en parte es cierto, pero por otro lado cada vez son más los fabricantes que intentan lanzar un pan de molde, o un jamón cocido o una empanada de atún o un yogur libre de aditivos. Al final somos los consumidores los que eligiendo un producto u otro estamos presionando a la industria para que ofrezca alimentos con menos añadidos innecesarios. Y lo bueno es que cada vez somos más personas las que evitamos los aditivos, las grasas trans y demás.

      ¡Ánimo, seguro que poco a poco tendremos mucho más donde elegir!

      Gracias por comentar.

  9. Anonymous dice:

    Hola! Pues mira, yo pienso que los que estamos locos somos los que nunca nos hemos preocupado por saber qué estábamos comiendo hasta ahora.
    En mi caso, hasta ahora que tengo dos criaturas bajo mi responsabilidad. Ahora si que me preocupa lo que les doy como “alimento”.
    Así que agradezco enormemente la existencia de blogs maravillosos como éste.
    Gracias!

  10. Anonymous dice:

    Esas personas son sencillamente ignorantes, y complicadamente idiotizados por el sistema que no puede encontrar otra manera de subsistir que el dominio sobre los usos de la mayor parte de la población que a fin de cuentas es quien sostiene toda esta parafernalia en la cual estamos inmersos.
    Yo también soy ortorexico, ¿y qué?.

    Saludos y sigue comentando.

    • Hola. Gracias por tu aportación.
      Efectivamente, esto es el mundo al revés. ¡Nos tachan de enfermos a quienes nos preocupamos por alimentarnos de la manera más saludable posible!
      Tal y como sugieres, puede que al final se trate solo de una manera más de evitar que la gente salga del rebaño y se plantee preguntas.
      Saludos.

  11. Lo confieso, yo también soy ortoréxica. Aunque siempre me ha preocupado mi alimentación, a raíz de una enfermedad grave me dí cuenta de que no solo basta con saber alimentarse, es tan importante, o más, saber realmente de que se componen los productos que consumimos. Estoy convencida de que nuestro estilo de alimentación está detrás de la mayoría de enfermedades de hoy en día.

    Particularmente recomiendo el libro: “Mis recetas anticancer” de Odile Fernandez. Odile ha hecho un gran estudio entre la relación que existe tanto de la alimentación con la enfermedad como al contrario, como la alimentación también puede curarnos.

    Aprovecho para felicitarte por el trabajo que haces en tu blog que me parece super util.

    • Hola Isabel.
      Gracias por tu comentario y por tus felicitaciones. Me alegra que te sea de utilidad.
      Tomo nota del libro que recomiendas porque tiene buena pinta, la verdad. Yo también creo que muchas de las enfermedades que nos aquejan son consecuencia directa de lo que ingerimos mediante la alimentación.
      Saludos.

  12. Nieves dice:

    Yo también soy ortoréxica y espero que el porcentaje de ortoréxicos siga aumentando.

    Conozco a demasiados comedores de productos para la alimentación (que no alimentos) que pasan olímpicamente de analizar nada. Se comen todo lo que les quieran vender y después se quejan de que si tengo esto o lo otro. Y lo peor es que no les interesa el tema, ni siquiera por el bienestar de sus propios hijos!!!

    Creo que deberían inventar una palabra para denominar a estas personas, que no se preocupan en buscar una alimentacion adecuada. Si, ellos son los raros.

    • Gracias por tu comentario, Nieves.
      No podría estar más de acuerdo.
      Saludos.

    • Anonymous dice:

      Yo también miro mucho los aditivos de lo que compro. Y por eso compro mucho en el aldi que tienen muchos productos ecológicos.muchas gracias por toda la información que dejas…me encanta

    • Raquel dice:

      Es que es eso que dice Nieves la inmensa mayoría de la población pasa olímpicamente de mirar aditivos, grasas saturadas… Se limitan a comprar todo lo que les apetece sin mirar nada, así es imposible que los fabricantes cambien, no sé, pero creo q se les debería obligar a no poner cosas perjudiciales para la salud, aún no entiendo cómo se les permite.

    • Así es, Anónimo, supermercados Aldi tiene una linea de productos ecológicos muy interesante.

      Raquel: A ver si entre todos nosotros somos capaces de ir creando conciencia en el resto de consumidores.

      Gracias a ambos por vuestros comentarios.
      Saludos.

Deja un comentario

Responsable » Moisés Chacón
Finalidad » Moderación de comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » No se cederán datos a terceros salvo obligación legal. Los datos que facilitas estarán ubicados en los servidores de SOLUCIONES CORPORATIVAS IP, S.L. dentro de la UE y de acuerdo a su política de privacidad
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar y suprimir tus datos enviando un correo a contacto@nomasaditivos.com

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.