Positive SSL

«

»

Nov 02 2016

El puré de patatas sorprende por la cantidad de aditivos

Puré de patatas (imagen de Javier Lastras)

Autor de la imagen: Javier Lastras (CC)

El puré de patatas es otro de esos platos que, preferiblemente, deberíamos elaborar en casa. No obstante, no podemos negar que, con lo rápido que resulta preparar los que se venden en el súper, es fácil “caer en la tentación” de comprarlo.

A priori podríamos pensar que, al tratarse de un producto sencillo, no debería contener ningún aditivos, o a lo sumo un par de ellos… A fin de cuentas solo son patatas deshidratadas… Si tú también piensas que es así, te equivocas.

A pesar de lo “sencillo” que es este producto, puede llegar a contener hasta seis aditivos distintos (demasiados a mi juicio), y algunos de ellos poco o nada recomendables, tal y como se puede observar en la tabla que he elaborado.

Tabla comparativa

Tabla de aditivos en el puré de patatas

Tabla comparativa de aditivos en el puré de patatas

 

 

 

 

 

 

 

La única marca de puré de patatas sin aditivos es Maggi. En esta ocasión las marcas blancas quedan descartadas por añadir fosfatos y sulfitos. Tampoco quedan en mal lugar los que contienen leche, aunque no son 100% puré de patatas.

Por tanto, las marcas que, según mi opinión, habría que evitar son todas aquellas que añaden los siguientes aditivos:

  • E-222, sulfito ácido de sodio. Según mis fuentes puede desencadenar reacciones alérgicas en personas sensibles (asma, dolores de cabeza, irritación cutánea, alteraciones gastrointestinales, eczema, e incluso una crisis anafiláctica); puede ocasionar pérdidas de vitamina B1; debe ser evitado por las personas con enfermedades de hígado o riñones. Da la impresión de que cada vez hay más personas que, repentinamente, comienzan a experimentar intolerancia a los sulfitos. Jorge, un amigo de No+Aditivos, creó hace meses una página en Facebook denominada, precisamente, No más sulfitos, en la que los afectados intercambian información y consejos para afrontar esa intolerancia.
  • E-223, metabisulfito sódico. Exactamente igual que el anterior.
  • E-450, fosfatos. En dosis elevadas puede disminuir la absorción de calcio, magnesio y hierro, creando serios desequilibrios. En general, el consumo general de fosfatos podría suponer un riesgo para la salud.

Por tanto, para evitar estos aditivos potencialmente perjudiciales, solo nos queda la opción de Maggi. Si te gusta con leche, también puedes comprar el de Carrefour. Pero, como dije al principio, el mejor de todos es el hecho en casa.

Fuentes

– “¿Veneno en su plato?”. Editado por la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios).
– “Guía completa de aditivos alimentarios“.
– “Tabla de aditivos. Los números E

loading...

10 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Anónimo

    Bueno…..otra vez agradecerte tu tiempo y trabajo….muchas gracias Moisés

    1. Moisés Chacón

      Muchas gracias a ti por seguir esta página.
      ¡Salud!

  2. Rocío

    ¡Muchas gracias por la información! saludos

    1. Moisés Chacón

      Hola Rocío.
      Es un placer publicar información que pueda resultar de utilidad para otras personas.
      ¡Salud!

  3. power_frontier

    Gracias por tu tiempo!

    1. Moisés Chacón

      Hola.
      Se agradece también tu comentario porque así sé que el tiempo dedicado no ha sido en vano.
      ¡Salud!

  4. Anónimo

    Gracias. Trabajo inmejorable

    1. Moisés Chacón

      Hola.
      Me alegra saber que es de tu agrado; aunque seguro que es muuuy mejorable 😉
      ¡Salud!

  5. Anónimo

    Hola muchad gracias por tu tiempo que para nada es nunca en vano. Yo cada semana cambio un alimento por otro más saludable y así mi nevera es cada vez menos venenosa para mi y para mis hijos.

    1. Moisés Chacón

      Gracias por tu comentario. Está muy bien tu forma de actuar. Así, poco a poco, vas invirtiendo en salud.

Deja un comentario