Magdalenas: una jungla de aditivos

Aunque ya lo he visto en otras ocasiones, me sigue llamando mucho la atención encontrar productos cuya cantidad de aditivos varía de manera brutal. En el caso del producto de esta semana, las magdalenas, hay marcas con solo 3 aditivos, y otras que añaden hasta 14 sustancias. ¿Para qué? Pues es un misterio para mí ya que tampoco existe una diferencia sustancial de sabor o esponjosidad. Otro dato llamativo: en esta comparativa he encontrado hasta 32 aditivos diferentes entre las distintas marcas, lo que supone una auténtica jungla de códigos E. Aquí está la tabla:

Tabla comparativa de aditivos en las magdalenas

Tabla comparativa de aditivos en las magdalenas

La marca mejor situada es Dulcesol con sus magdalenas tipo valencianas (las alargadas) y sin ningún conservante. Únicamente contiene 3 aditivos: dos de ellos son gasificantes (levadura química) y están en color verde: bicarbonato sódico (E-500) y ácido tartárico (E-334). El que está en amarillo es sorbitol, E-420, un edulcorante que aquí cumple la función de retener la humedad del producto. ¿Qué tiene de malo? Nada, si no nos pasamos con su consumo. Una ingesta excesiva de polialcoholes (como éste o como el maltitol, E-965, también en la tabla) tiene efectos laxantes. Simplemente hay que tenerlo en cuenta por si, además de magdalenas, también tomas muchos chicles y otros productos con este tipo de aditivos.

Autor de la imagen: Xuanxu

Autor de la imagen: Xuanxu

Las siguientes marcas (puesto nº 2) sí que añaden un conservante, el E-202, sorbato potásico, con el que algunas personas experimentan ligeras reacciones alérgicas (urticaria) poco frecuentes. También incorporan glicerina, E-422, que he coloreado de amarillo porque algunas fuentes (como La guía de alergias editada por el Daily Telegraph)  advierten de que su consumo en grandes cantidades puede producir dolores de cabeza, sed, náuseas e hiperglucemias.

Algo más abajo ya aparecen los aditivos en rojo, aquellos cuyo consumo recomiendo evitar en la medida de lo posible. En su mayoría son fosfatos: E-450, difosfatos, y E-341, ortofosfatos de calcio. Como ya he comentado muchas otras veces, su consumo habitual puede llegar a desequilibrar la relación calcio/magnesio (el primero) y calcio/fósforo (el segundo). En ambos casos podrían llegar a provocar osteoporosis y depósitos calcáreos. (Fuente: OCU)

El resto de aditivos en amarillo son:

Ácido sórbico, E-200. Similiar al ya mencionado sorbato potásico.

Propionato sódico, E-281. Según algunas fuentes, no se ha documentado ningún efecto nocivo en el ser humano, “aunque su actividad biológica es sospechosa. En Alemania se prohibió en 1988 y luego fue autorizado de nuevo al asumir las normas europeas” (Guía completa de aditivos alimentarios). Según otras fuentes (como la Unidad de Alergia Infantil del hospital La Fe de Valencia) su consumo se relaciona con la aparición de migrañas.

Carboximetilcelulosa, E-466. Consumido en exceso puede generar desarreglos intestinales.

Propilenglicol, E-1520. Esta sustancia se utiliza en muchos ámbitos distintos a la alimentación: como ingrediente base del líquido usado en los cigarrillos electrónicos, lubricante genital, anticongelante, líquido de frenos… Solo por eso no me apetece tomarlo con las magdalenas, la verdad. Además, en pequeñas dosis algunas personas experimentan reacciones alérgicas cutáneas y, en altas dosis, puede llegar a ser tóxico.

Así que, en definitiva, mejor nos quedamos con alguna de las siete primeras marcas de la tabla, preferentemente con la que ocupa el puesto nº 1, que está libre de conservantes. Otra opción, como siempre, es cocinar tus propias magdalenas con alguna de las múltiples recetas que hay en internet.

About Moisés Chacón

Periodista interesado en temas de salud

Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

10 Responses to Magdalenas: una jungla de aditivos

  1. David says:

    Hola. Yo también consumo sin aditivos todo lo que puedo.
    Veo que tenéis en cuenta el supermercado Aldi para hacer las valoraciones. Yo encuentro allí la mayoría de productos que me suponen un problema de aditivos, algunos de ellos ecológicos y por poco más de precio.
    Y en el caso de la bollería también: las magdalenas ecológicas “La Granja” que de hecho son la misma masa que los bizcochos Bio de la misma marca.

    Fantástica web. Felicitaciones.

    • Hola David.
      Gracias por tu comentario. A mí también me gusta mucho Aldi, la lástima es que no tiene una variedad de productos tan amplia como una hipermercado.
      Las magdalenas que comentas no las he probado aún. Las compraré un día ya que las recomiendas.
      ¡Salud!

  2. Puri says:

    Mucho mejor hacerlas en casa aunque no tengan ese punto durito del copete de las compradas, pero dónde va a parar!!

  3. Evaymar says:

    Muchas gracias por la información. Apenas compro bollería industrial, solo galletas. El resto, bizcochos, magdalenas, etc. lo preparo yo en casa, con aceite de oliva, huevos camperos, harina integral… Pero para una urgencia está bien esta información.
    Un trabajo estupendo, como siempre.

  4. Anónimo says:

    Gracias por la información, al final, entre todos,nos van a obligar a vivir como hace 50 años o morir comiendo tanta porquería

    • Hola.
      Imagino que habrás visto las últimas previsiones: el 50% de las personas que nazcan ahora tendrán cáncer en algún momento a lo largo de su vida. Una de cada dos personas es la mitad de la población… el dato es estremecedor.
      No digo que sea debido a los aditivos, pero sí que creo que es debido en gran parte a los tóxicos que cada vez más nos rodean en nuestra vida (en los alimentos, en los envases, en el ambiente…).
      Saludos.

  5. isabel says:

    Gracias por la entrada, hace tiempo la marca hacendado apenas tenía aditivos y hace dos años cambiaron de proveedor y ahora están llenas de aditivos, y lo que es peor, están mucho menos ricas. Yo me estoy estrenando ahora en la cocina y las empiezo a hacer yo, y así elijo el aceite. Eso sí, para una prisa ya sé que las del Día me pueden solucionar.
    Muchas gracias de nuevo por tu trabajo de investigación.

    • Gracias a ti, Isabel, por tu interés en el blog.
      La verdad es que lo mejor es hacerlas uno mismo, aunque necesita su tiempo. Yo aún no le he cogido el punto y no me salen tan altas como me gustaría… pero estoy seguro que es cuestión de práctica.
      Saludos.

Deja un comentario

  • Suscríbete a No+Aditivos

    Introduce tu correo electrónico para que te avisemos cuando haya nuevas publicaciones.