Jamón cocido: elige las marcas con menos aditivos, pero no lo consumas a diario

Ha llegado el momento de revisar uno de los productos que más interés y/o preocupación despierta entre los lectores de este blog: el jamón cocido. La entrada que le dediqué en julio de 2013 es, con diferencia, la más visitada y comentada de cuantas he escrito por el momento. Tal y como titulé en aquella ocasión, el panorama era bastante desalentador: todos los productos tenían el conservante nitrito sódico y también carragenanos (menos uno). Además, todos contenían como mínimo dos aditivos de los que yo marco en rojo. Al poco tiempo salió al mercado El Pozo All Natural (la doble ele de su nombre es un juego de palabras con el término inglés “all” que significa “todo”) que presentaba un perfil de aditivos algo más atractivo.

Tabla comparativa de aditivos en el jamón cocido 2014

Pues bien, ahora he querido comprobar cómo está el panorama del jamón cocido 15 meses después y, para ello, he preparado una tabla comparativa de aditivos con nada menos que 45 productos diferentes. Además. he incorporado el dato del porcentaje declarado de carne que contiene cada uno. A aquellos que no especifican ese dato (¡algo tendrán que ocultar!) les he puesto un guión. [La tabla también se puede descargar en pdf en este enlace]

Como se puede comprobar, las tres primeras marcas mejor clasificadas sólo contienen un aditivo en rojo. En el caso de Dulano (Lidl) y Bonnatur (Argal) es el E-250, nitrito sódico, un conservante cuyos efectos secundarios, cuando se consume en grandes cantidades, pueden llegar a ser los siguientes:
– Formación de nitrosaminas, potencialmente cancerígenas
– Efecto vasodilatador, hipertensor
– Favorece las reacciones histamínicas, siendo la histamina un mediador químico de la alergia
– Tóxicidad, especialmente en los niños muy pequeños, ya que bloquean el transporte de oxígeno en la sangre y pueden provocar cianosis, e incluso asfixia.
– Destruye las vitaminas A, B1 y B2

La mayor parte de estos efectos negativos no los discute nadie (ni siquiera los defensores a ultranza de los aditivos), lo que ocurre es que sus beneficios como bactericida se valora como más positivo que sus posibles perjuicios para la salud. Pero que quede claro que su consumo no es inocuo, por tanto no deberíamos tomar con demasiada frecuencia ningún alimento que lo contenga. Como ya he dicho en otras ocasiones, recomiendo la lectura de este artículo de la revista Consumer en el que se aborda el tema.

De otro lado, está El Pozo All Natural que, curiosamente, no añade ningún conservante, pero incorpora carragenanos, E-407. Como también he comentado en muchas ocasiones, el consumo de este emulgente tampoco está exento de riesgos, entre otros: en caso de absorción regular de cantidades elevadas, riesgo de úlceras a nivel de la mucosa cólica y reducción de la absorción de algunos minerales (calcio y potasio). También puede producir debilitamiento del sistema inmunitario. Como ya he comentado en entradas anteriores, la Organización Mundial de la Salud (OMS) desaconseja su utilización en alimentos infantiles y, de otro lado, la doctora Joanne K. Tobacman, de la Universidad de Iowa, ha afirmado lo siguiente: “Debido a las propiedades cancerígenas reconocidas de la carragenina degradada en modelos animales y los efectos promotores del cáncer de carragenina degradada en modelos experimentales, el uso generalizado de carragenanos en la dieta occidental debe ser reconsiderada”.

Los tres productos mejor clasificados en la tabla

Entonces, ¿cuál es mejor: los que no llevan carragenanos o el que no contiene nitritos? Pues me temo que la decisión es solo vuestra. Ya puestos, lo suyo es que alguna marca saque un jamón cocido que sea una mezcla de ambos productos, es decir, sin E-250 y sin E-407. De momento, una posible solución podría ser ir alternando el consumo de unos productos y otros para “descansar” así de la ingesta de nitritos y de carragenanos (hay que recordar que ambos aditivos llegan a nuestra dieta a través de otros muchos productos). Lo que no me gusta un pelo es que ni Argal ni Dulano declaran el porcentaje de carne, lo que me resulta muy sospechoso…

Como no quiero extenderme más de la cuenta, sobre el resto de aditivos en rojo me remito a la entrada anterior del jamón cocido donde explico y justifico los motivos por los que no recomiendo su consumo habitual. Simplemente, quiero añadir que son especialmente desaconsejables todos aquellos productos que presentan colorantes como el E-150a, E-150d y el E-120 ya que supone un engaño para la vista del consumidor (además, los dos últimos también pueden afectar a nuestra salud). Igual de desaconsejables son aquellas marcas de jamón cocido que incorporan glutamato monosódico, E-621, ya que disfrazan el sabor haciendo creer a nuestro paladar que es más apetitoso de lo que realmente es, en muchos casos para disfrazar la baja calidad del producto.

Mi conclusión es que el jamón cocido no parece ser un producto adecuado para ser consumido de manera cotidiana, sino que lo veo mejor para tomarlo de vez en cuando.

Fuentes: Para elaborar esta entrada he consultado (entre otros):
– “¿Veneno en su plato?” editado por la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios.
Guia completa de aditivos alimentarios (MANUALES INTEGRAL) 
– Tabla de aditivos. Los números E. (Hispano Europea)

About Moisés Chacón

Periodista interesado en temas de salud

Tagged , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

42 Responses to Jamón cocido: elige las marcas con menos aditivos, pero no lo consumas a diario

  1. Pingback: Cómo escoger un jamón York verdadero – D Panamá

  2. Pingback: Cinco alimentos que no son lo que realmente dicen ser. » Blog de cocina - Una Locura LLamada Cocina

  3. Jon says:

    Hola Moisés, muchas gracias por la información que nos entregas en este magnífico blog. Sé que lo comenzaste hace mucho pero al estar en vigor los productos y marcas que indicas e ir actualizándolo, quisiera solicitar tu opinión sobre el que suelo consumir. Paso a darte los datos del jamón NOEL que se vende envasado en paquetes de 200G.loncheados con la denominación Jamón Cocido Extra (Madurado en lata con especias aromáticas) Añade el etiquetado: Raza Duroc. Sin conservantes, sin gluten, sin lactosa. Jamón de cerdo 85%. Agua, antioxidantes (lactato sódico, eritorbato sódico) sal, estabilizantes (triosfatos, carragenato) azucar, jarabe de glucosa, aroma, especias (0’1%) conservador (nitrito sódico). Nada más, Moisés; muchas gracias y un cordial saludo.

    • Hola, Jon.
      Me temo que el etiquetado de ese producto no es correcto ya que indica “sin conservantes”, pero contiene nitrito sódico que es un conservante. Creo que hay otros productos en el mercado con menos carga de aditivos que este. Por ejemplo, El Pozo All Natural que está libre de conservantes y de fosfatos, aunque tiene carragenanos. También hay uno ecológico de la marca Salgot que no tiene ni carragenanos, pero su precio es elevado.
      Espero haber sido de ayuda.
      Saludos.

  4. HacendadoNosMata says:

    Hola! Solo quería remarcar que el Jamón York de Hacendado en lonchas, no tiene un 85% en carne, sino un 43 o 45%. A lo mejor no es el mismo del que estamos hablando, pero en mi caso, el de lonchas, pone que es un 43% de carne, que no llega ni a la mitad

    • Hola.
      Por un lado está el jamón cocido extra de Hacendado, que según el etiquetado contiene un 85% de carne. Y por otro lado está el fiambre que venden como “Maxi York”, y que solo tiene un 45% de carne. Probablemente el que tú has visto es el segundo.
      Un saludo.

      • Marta says:

        Buenas Moises, q bueno tu blog, te comento la pata de jamon asada de tello westfalia y la pechuga de pollo de la marca tello, creo q la fabrica esta en Toledo, es lo que estoy comprando yo para deñaesell a mi bebe pero no se la cantidad de carne q tiene ni de conservantes ni nada, me dijo la tendera del alimerka q es lo mas natural pero no se … podrias ayudarme es para u bebe de 10 meses. Gracias.

        • Hola Marta.
          El jamón asado que me comentas no es un embutido, sino el propio jamón de cerdo asado. Esto es positivo porque sabes que es 100% carne y, además, evitas la posible mezcla de carnes de baja calidad como podría ocurrir con los embutidos y fiambres de cerdo, pavo o pollo. La única pega que le veo es que contiene una cantidad de sal algo elevada.
          El otro producto, la pechuga de pollo de Tello, no estoy seguro de cuál es ya que he visto varias y alguna de ellas es fiambre (de peor calidad).
          En cualquier caso, yo te puedo hablar de los aditivos y sus posibles consecuencias para la salud, pero no te puedo orientar sobre lo mejor para tu bebé. Mejor consulta con el pediatra.
          Lo único que te puedo decir es que, en general, cuanto menos procesados sean los alimentos que consumamos, mejor.
          Saludos.

  5. María Pilar G says:

    Hola! Enhorabuena por tu blog y tu gran trabajo. Tus consejos son muy útiles, así que te doy las gracias por compartirlo con los demás. He encontrado un jamón cocido bio organic de Blancafort, cuyos ingredientes son: jamón de cerdo (85%), agua, sal, azúcar, ácido ascórbico y aroma. Me gustaría saber tu opinión acerca de su seguridad alimentaria teniendo en cuenta sus ingredientes. Espero tu respuesta. Gracias. Un saludo

    • Hola María Pilar.
      Muchas gracias por tu comentario. Y gracias también por recomendar esa marca que, la verdad, no la conocía.
      Con respecto a la seguridad alimentaria, en casa el jamón cocido/pechuga de pavo que tomamos es el All Natural de El Pozo, que tampoco tiene conservantes. Es más, siempre procuro comprar productos cárnicos sin conservantes y, de momento, en mi familia no hemos padecido botulismo ni enfermedades como consecuencia de la contaminación de la carne.
      Si el producto se basa en materias primas de buena calidad y el fabricante cuida al máximo la higiene durante todo el proceso de fabricación, se puede permitir el prescindir de nitritos, nitratos y otros conservantes.
      Otro dato más: cada vez existen más productos “sin conservantes” y no parece que salgan noticias sobre intoxicaciones alimentarias como consecuencia de ello (las últimas han sido por agua envasada contaminada por heces en Cataluña y otra por unos bocadillos de tortilla en mal estado en Cádiz por no conservarlos en frío)..
      ¡Salud!

  6. Anónimo says:

    Muchas gracias por la info.

    Completo con la pechuga y el jamón York de La Selva:

    Pechuga de pollo: Una pechuga de pavo (95%), sal, azúcar, jarabe de glucosa, estabilizadores (E451, E452), aroma, especias, antioxidante (E316), conservador (E250).

    Jamón Cocido: Un jamón de cerdo, agua, sal, estabilizadores (E451, E452), especias, azúcar, antioxidante (E300), conservador (E250). Cobertura de gelatina: agua, gelatina, sal.

    Como veis no nos libramos del E250 pero al menos 95%de pechuga…

  7. Celia says:

    Lo peor de todo es que este producto se les da principalmente a niños y personas mayores y enfermos… ¿donde están los profesionales de la alimentación que lo permiten.?

    • Ahkran says:

      Hay que entender que esto se hace así por que el procesado tipo York de la carne es como una predigestion, facilitándole al tracto digestivo su labor para asimilar el alimento. Es por eso que suele usarse cuando uno está “mal de la tripa”, y por lo que se siente usar en hospitales, si bien en muchos casos no estaria mal mejorar la calidad del jamón en cuestión.

  8. Marí Ángeles G.M says:

    Hola Moisés.
    Este fin de semana estuve de compras por el Carrefour y encontré un jamon york de la marca Carrefour con el sello del arbolito “Calidad y Origen” cuyos ingredientes son:Jamon de cerdo, agua, sal, aromas y conservador (nitrito sódico).
    En principio le faltaría un ascorbato o eritorbato (E-301 o 316) para rizar el rizo y compensar el efecto de los nitritos y en caso contrario para compensarlos tomar fruta rica en vitamina C, según me pareció leer en algún enlace que nos has puesto.
    Pero lo que más me preocupa y aquí va mi consulta es que de forma genérica en visto en muchos productos que se dice aromas sin especificar ( aunque tampoco se específica el % en jamón lo cual es una pena porque al degustarlo se nota que debe ser alto), el hecho de que se diga aromas es un poco mosqueante porque te hace pensar mal. ¿Te parece buena opción a pesar de estas objeciones?
    Saludos

    • Hola Marí Ángeles.
      La legislación que regula el uso de aromas en alimentación es el Reglamento (CE) Nº 1334/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo de 16 de diciembre de 2008 (aunque ha sufrido ligeras modificaciones posteriores). Este reglamento establece los compuestos que se pueden añadir a un producto para potenciar su aroma o sabor, aunque no obliga a especificar qué aroma se ha añadido (salvo alguna excepción). Así que no podemos saber cuál de esas sustancias han incorporado al producto.
      A mí me parece mal ya que considero que el consumidor tiene derecho a conocer al detalle todos los ingredientes de lo que compra, pero la legislación es así de laxa.
      Lo de que no aparezca el porcentaje de carne me parece sospechoso ya que si fuera una cifra alta, con toda seguridad lo pondrían…
      Yo creo que en la tabla comparativa puedes encontrar opciones más interesantes que esa.
      Saludos.

  9. Cristina says:

    Muchas gracias … Podrías incluir en el análisis el jamón cocido Ferrarini?

    • Hola Cristina.

      Según los ingredientes que he visto por la web, esa marca estaría de la mitad hacia abajo de la tabla. No me gusta porque incluye potenciador del sabor.
      Saludos.

      • Cristina says:

        Ah! Qué fuerte! Hasta ahora creía que era de los mejores … Gracias por tu buena labor.

        Saludos

      • Ahkran says:

        En realidad, si y no. Ferrarini tiene varias líneas de producto. El que encuentras en consum es de la línea de alta gama y trae jamón de cerdo, sal, sacarosa, aromas (sin especificar) especias (ídem), antioxidante ascorbato de sodio, conservante nitrito de sodio. Sin lactosa u otras proteínas lacteas, gluten o polifosfatos añadidos. Es corte de pieza cocida, no triturado recompuesto, por lo que no declara porcentaje de carne. Paquete de 100 g. No lleva glutamato, pero para mi gusto le sobra la sacarosa. Si no llevase está Ni el nitrito ideal.

  10. Pingback: ¿Es posible encontrar jamón york sin aditivos? | Dietetica Gastronomica

  11. Pingback: Panorama desalentador con el jamón cocido » No + Aditivos

  12. Pingback: Pechuga de pavo: la mayoría con muchos aditivos y poca carne » No + Aditivos

  13. Sara says:

    Gracias Moisés como siempre por tu trabajo
    Lo del jamón york es desconcertante, de verdad que me preocupa que sea un producto del que se tenga la creencia de que es los más saludables, pues se suele dar a las personas que están en el hospital, a los niños…cuando es peor que muchos alimentos.
    Una pena, porque suelo cenar todos los dias un sandwich de jamon york y queso,ya se me acaban las ideas para cenar algo saludable,….
    Sara

    • Hola Sara.
      Tampoco hay que demonizar el jamón cocido. Si eliges uno de buena calidad, con un porcentaje alto de carne, sin colorantes ni potenciadores del sabor y, a ser posible, que proceda de piezas enteras, no de restos de carne pegados al hueso, no es un mal producto.
      Eso sí, hay que vigilar el consumo de sal del resto de la dieta, para no pasarse.
      Saludos.

  14. Aurora says:

    Hola, Moisés

    Gracias lo primero por tu información. Desde hace un tiempo me venía preocupando este tema, y más desde que tengo un sobrinito pequeño y empieza a comer alimento sólido. Yo estoy últimamente comprando Campofrío Naturíssimos (http://www.campofrio.es/cs/wc/naturissimos-jamon-cocido-es.html), que lo venden como sin colorantes, sin conservantes, sin fosfatos añadidos, sin gluten y sin lactosa, pero sí que tiene azúcar y potenciador del sabor (E-621). Yo personalmente lo como una o dos veces por semana ¿Sigue siendo una opción mala o es menos mala? ¿Sigue siendo peligroso? ¿Directamente debería buscar otra alternativa más sana que no fuera jamón o pavo cocido?

    Muchas gracias, Moisés. Saludos!

    • Hola Aurora. Gracias a ti por seguir este blog.
      El enlace que incluyes en tu comentario dirige al jamón cocido Naturisssimos al corte, no a las lonchas precortadas y envadas. Imagino que es debido a que ese es el que consumes.
      Está muy bien que solo tenga un aditivo, pero no me gusta el aditivo que es. Los potenciadores del sabor (en este caso glutamato monosódico) se utilizan muchas veces para enmascarar un producto de baja calidad. Para colmo, no indica el porcentaje de carne, así que no me termina de gustar.
      De otro lado, el E-621 estimula el apetito por lo que termina favoreciendo la obesidad. Además, las personas sensibles a este potenciador del sabor pueden desarrollar los síntomas del conocido como “síndrome del restaurante chino”, y algunas fuentes desaconsejan que sea consumido por los niños. Así que , no te lo recomiendo.
      Si acaso, prueba a tomar la misma marca pero no al corte, sino ya envasada cuyo único aditivo desaconsejado (según he visto en su web) es el E-407 (carragenanos), que no me gusta tampoco, pero lo prefiero al E-621.

      Aunque, ya puestos, me pasaría a la marca All Natural (El Pozo) que contiene más o menos los mismos aditivos, pero al menos especifica que el 85% del producto es carne.

      Con respecto a tu última pregunta, el jamón/pavo cocido me parece una buena opción para tomarla un par de veces por semana, como haces tú.

      ¡Saludos!

    • Aurora says:

      Tomo el envasado, que tiene el 407. No me había fijado que eran diferentes.
      Buscaré el del Pozo como me comentas.Gracias de nueva , Moisés!

    • Gracias a ti, Aurora.
      Saludos.

  15. Anonymous says:

    Hola Moises, está muy bien la actualización. Ya te puedo decir yo que el de argal de carne más bien poco, desde que ley tu anterior entrada lo compro y la verdad que últimamente se me van quitando las ganas porque la mitad de la loncha es como para tirarla todo lleno de grasilla, tendones y trozos inmasticables… en el eroski siempre lo tienen de oferta… Pero en parte eso me ha ayudado a comprar cada vez menos jamón lo que tampoco está mal jaja
    Por cierto los jamones que analizas son los que vienen envasados o los de al corte? porque creo que algunos difieren entre uno y otro…
    Verónica

    • Hola Verónica.
      Yo he analizado los que vienen envasados. Los que son al corte es más difícil ya que no tengo acceso directo a la etiqueta del producto. De todas formas, los ingredientes son los mismos o peores. Por ejemplo, el Campofrío Cuida-T+ en piezas para vender al corte contiene más aditivos que la que se vende en envases de 100 gr. Entre otros, el potenciador de sablr glutamato monosódico.
      Lo puedes comprobar en este enlace a su web: http://www.campofrio.es/cs/wc/jamon-cocido-corte-cuida-t+-es.html
      Con respecto a Argal, los datos que aportas no dejan al producto en buen lugar, así que habrá que decidirse por alguna de las otras marcas que ocupan las primeras posiciones.
      Gracias por participar.
      Saludos.

  16. Miguel says:

    Hola Moisés,
    La tabla es tan extensa que no se aprecia el contenido.
    ¿La podrías poner más grande?
    Un saludo y gracias.
    Miguel.

  17. Jesús says:

    Ayer hice un comentario pero por algún motivo no lo encuentro.
    Solamente te quería comentar que existe un jamón cocido en lata de la marca La Selva que según la carnicería donde lo compro es ellas sano del mercado….intentare pedir permiso para hacer una fotografía de la etiqueta y te la paso si te parece bien.
    Un saludo Moisés

  18. Nuria Díaz says:

    Muy buen artículo,lo que muchas veces consumimos en demasía,pensando que su consumo es sano,no lo es,como es el caso que explicas del jamón cocido,que incluso,los médicos recomiendan consumir a la hora de hacer dietas,incluso se lo damos mucho al os niños,con la errónea idea,que le estamos dando un alimento saludable,aunque hoy por hoy,la gran mayoría de los alimentos que consumimos,contienen estos aditivos,sobre todos los pre cocidos y los de larga duración entre otros,incluyendo el pan,no todo es tan saludable como lo “venden”,ni nuestras dietas son tan efectivas y sanas como en apariencia son.

    • Hola Nuria. Gracias por tu comentario.

      Efectivamente, muchas veces caemos en la falsa creencia de que determinados productos son más saludables de lo que realmente son. En el caso que nos ocupa, no solo es conveniente limitar su consumo debido a los aditivos que contienen (¡hasta 11 distintos en alguno de ellos!), sino también por su alto contenido en sal.

      Saludos.

Deja un comentario

  • Suscríbete a No+Aditivos

    Introduce tu correo electrónico para que te avisemos cuando haya nuevas publicaciones.